Cómo fue posible que aquello ocurriera.

La sensación empieza a ser tan compleja como la de estar dentro de una centrifugadora de la que podemos salir lanzados al vacío en cualquier momento, desafiando todas las leyes de la física. Es la sensación que transmiten los decretos firmados por Trump, el discurso de la primer ministro del Reino Unido, la subida en intención de votos de la ultraderecha europea y las políticas de acoso contra minorías de gobiernos como el polaco y el húngaro.

Todos estos discursos y prácticas políticas tienen como fundamento “los riesgos manufacturados”, término de Anthony Giddens. Están  relacionados con la búsqueda de intereses económicos y políticos que nada tienen que ver con los intereses sociales de la mayoría. Son mentiras y medias verdades al servicio de una élite. Se prepara la guerra, para aumentar los beneficios de la industria armamentística; te aíslas del mundo para convertir el país en una empresa familiar en la que colaboran amigos y fieles servidores; se criminaliza a la inmigración para enfrentar a los pobres y a los trabajadores unos contra otros y para que no tengan conocimiento de la maldad de algunas políticas y de los intereses que ocultan.

“Los riesgos manufacturados” son imputables moral y políticamente a aquellas personas que los hacen posible mediante sus discursos y su práctica política, aquellas otras que los respaldan con su voto y su actitud día a día y a los medios de comunicación que se dedican a difundirlos como verdades necesarias e inapelables.

Vivir encerrados en casa para no ver, ni escuchar, ni hablar. Los tres monos sabios no eran sabios, sino extremadamente peligrosos porque viendo y escuchando callaban: unos inmovilistas. Y no me digan que no entiendo el sentido de las palabras.

No solo hay que leer “1984”, sino también “El Mundo de ayer. Memorias de un europeo” de Stefan Zweig, Acantilado, para ver cómo se fue gestando el ascenso de los totalitarismo en la Europa anterior a la Segunda Guerra Mundial.  Hay paralelismos que dan miedo.

Y a Leonardo Padura, El País 28.01.2017,  “La conjura contra América“, “El discurso presidencial de Donald J. Trump este 20 de enero de 2017 es, sencillamente, uno de los documentos más alarmantes que se han lanzado al mundo en las últimas décadas, por venir de quien viene y por salir de donde sale. La exacerbación flagrante de los sentimientos patrióticos mediante el levantamiento de su peor manifestación, el nacionalismo, aparece tan en el centro de sus palabras que opacan la capacidad o necesidad de anotar sus inexactitudes, sus medias verdades (o medias mentiras) y su comportamiento antiético respecto a sus predecesores políticos, especialmente el saliente presidente, Barack Obama.”

“Pero lo que ya ha ocurrido es que las semillas de su alarmante pensamiento político han sido lanzadas al viento y muchas de ellas van a caer en tierra fértil donde brotarán, diría que inevitablemente, los retoños del odio, la xenofobia, la megalomanía de los grandes sectores de un país que votó por estos discursos populistas de Trump que tanto recuerdan otras exaltadas elocuciones de similar especie que de vez en cuando la historia evoca con pavor para que algunos nos preguntemos cómo fue posible que aquello ocurriera.”

La ciudadanía valenciana ante la ética de la responsabilidad

400 alumnos y alumnas del Colegio Público 103 de Valencia, aulas prefabricadas, evacuados a causa de la lluvia. La Comunidad Valenciana creo que es de las regiones con más barracones escolares, llevándose la palma Alicante. Una herencia envenenada para el actual gobierno de la Generalitat, pues un colegio no se construye en dos días. Durante años el gobierno del PP en está comunidad ha utilizado una empresa (CIEGSA creo que se llamaba o se llama) para la construcción y mantenimiento de los centros escolares. Una empresa ruinosa para los valencianos y las valencianas en la que se han fraguado todo tipo de tropelías económicas, estando en el centro de más de una trama económica de las que siguen siendo noticia en la Comunidad Valenciana.
Asombra escuchar las reflexiones y los comentarios de los padres y las madres del alumnado del CEIP 103 de Valencia, teniendo en cuenta que la ciudadanía de la región ha mantenido la mayoría absoluta del PP en esta comunidad, dando carta blanca a las políticas educativas, sociales y económicas que han arruinado a las arcas públicas valencianas. Ahí están los juicios abiertos a los responsables políticos. Años de barracones y de recortes en la educación que ha situado a la comunidad Valenciana en los puestos de abajo en la inversión educativa y ha cargado el bolsillo de las familias, con todo lo que que supone de desigualdad social y exclusión. Por cierto, apunto un tema interesante para los medios de comunicación si hay más de dos millones de niños y niñas en situación de pobreza, seguro que esa misma cantidad está en situación de pobreza educativa, conozco casos sangrantes.
En estos tiempos de violencia social y terrorismo económico contra tantas personas, la indignidad se sostiene con el voto de las víctimas a los verdugos.
La Comunidad Valenciana ha sido durante años un referente de la gestión pública al servicio de intereses mafiosos. La ética de la responsabilidad, Claudio Magris, hace referencia a las consecuencias que se derivan de los actos realizados, por ejemplo el voto. La moralidad debería ser el referente más importante a la hora de ejercer los derechos y los deberes de ciudadanía.
Después de lo vivido durante años en la Comunidad Valenciana. Después de tanto barracón y tanto trajín económico y financiero. Después de tres o cuatro inundaciones en el CEIP 103 de Valencia. Después de tantos escolares de barracón. Decir que todos los gobiernos son iguales y que nadie hace nada es hacerse trampa en el solitario. Un poquito de decencia cívica, por favor.

Los grandes medios nos vigilan y nos pastorean

Los medios de comunicación españoles controlados por tres grandes empresas, cuyos límites en ocasiones son difíciles de distinguir, conforman una realidad mediática que casi nunca tiene que ver con la realidad social. Para saber de verdad qué sucede en el mundo y en España lo mejor es recurrir a a los pocos medios que existen en Internet, no sin dificultades, haciendo un periodismo alternativo y de compromiso social y político. Andamos por la vida sin saber qué está pasando. La agenda informativa compone un relato fuertemente conservador mediatizado por las grandes corporaciones que se sientan en los consejos de administración de los medios de comunicación y por recetas ideológicamente conservadoras. Se sigue de forma trivial, y frívola, la actualidad en forma de ecos de sociedad y “noticia rosa”. Dos semanas con el abucheo a Cebrián y González en la Universidad Autónoma de Madrid como noticia de cabecera de los grandes medios, y una semana ya con la compra venta del piso de protección oficial que realizó el senador de Podemos, Ramón Espinar, hechos sin duda reprobables, pero sin consistencia informativa para devorar la agenda informativa de los medios de comunicación. Entre ayer jueves y hoy viernes han repetido hasta la saciedad la noticia del nuevo gobierno en el mismo formato y con  los mismos comentarios . Periodismo para tontos y tontas. Se han propuesto que la información adoctrine, despiste, engañe, pero sobre todo que no forme ni sea conocimiento. Los grandes medios de comunicación nos vigilan y nos pastorean. Las grandes corporaciones que controlan los medios han conseguido cambiar el guión y la agenda informativa.No cuestionan en ningún momento al poder establecido Han fabricado una realidad mediática que nada tiene que ver con la realidad social. “La información está empezando a vivir en una zona fronteriza con la publicidad o con la propaganda” Iñaki Gabilondo.  

La responsabilidad social y política del periodismo está en entredicho. Maniatado por la lógica del beneficio, rehén de la economía y falto de una ética de la responsabilidad. Es incapaz de reflexionar sobre  las consecuencias de la agenda informativa. El periodismo no está en su mejor momento. Los periodistas y las periodistas jóvenes se verán obligados, tarde o temprano, a una reflexión ética y moral sobre el compromiso social y político del periodismo.

En España la agenda informativa de los grandes medios empieza por la “R”. Ya tenemos a Rajoy de presidente del gobierno.

¿Ahora qué?

El Comité Federal del PSOE noticia del fin de semana. Despliegue informativo de la mayoría de las cadenas de televisión, propiedad de tres grandes grupos mediáticos con el objetivo de conseguir la abstención del centenario partido.
Parece que el Comité Federal del PSOE ha preferido dar luz verde al actual presidente en funciones que acumula cuatro méritos; primero, su capacidad para no hacer nada; segundo, su habilidad para vivir detrás de las cortinas de palacio; tercero, haber ejecutado una de las agendas más infame contra los derechos políticos, sociales, económicos y culturales; cuarto, la mochila de corrupción que lleva a sus espaldas, por primera vez un partido político (PP) se sienta en el banquillo de los acusados.
Algunos organismo internacionales, OCDE por ejemplo, nos han advertido de lo poco que se invierte en educación; de la precariedad laboral, la baja calidad de los contratos están provocando la aparición de trabajadores pobres; del bajo consumo, etc. El informe sobre el Estado de la Pobreza señala a España entre los países donde más ha avanzado.
El PSOE ha preferido facilitar la presidencia a Rajoy antes que apoyarse en los nacionalistas catalanes para construir un gobierno de cambio. Por cierto, se entiende el no del PSC a la investidura de Rajoy, con el gobierno del PP cualquier puerta abierta al acercamiento y el diálogo queda cerrada.
El PSOE afronta por lo menos cuatro tares: primera, convocar un congreso extraordinario que,  como bien ha dicho Borrel, tiene plazos según los estatutos del partido; segunda, explicar la agenda de trabajo para liderar la oposición; tercera, salir del discurso de la derecha en el que está atrapado en temas importantes como la economía, las relaciones con la iglesia, o la política territorial; cuarto, recuperar la confianza de un electorado para el cual el PSOE se ha vuelto irreconocible, y volver a apostar por potenciar la militancia en el partido. Hace ya años que el PSOE eligió al votante en detrimento del militante.
La pregunta es ¿y ahora qué?

Reconstruir la profesión docente

“Maestros  y profesores reciben elogios, la cursilería de los discursos que exaltan la abnegada labor de los apóstoles de la docencias que amorosamente moldean con sus manos la arcilla de las nuevas generaciones; y además, reciben salarios que se ven con lupa.” Estas palabras de Eduardo Galeano pertenecen  a su libro Patas arribas. La escuela del Mundo al revés, cuya primera edición es de 2005. Galeano se refiere  a la enseñanza pública latinoamericana, y a la situación de la profesión docente, pero en la actualidad sería aplicable a otros muchos países de otros tantos continentes, como ponen de manifiesto los numerosos estudios existentes que cada año se dan cita el 5 de octubre Día Mundial de los y las Docentes.

La profesión docente se encuentra ante una paradoja. Por un lado son muchas las investigaciones que indican cómo la calidad de la educación depende en gran medida de la calidad de los y las docentes. Por otro lado, los gobiernos toman decisiones políticas que provocan la precariedad laboral y profesional del colectivo docente; se aplican medidas que debilitan los saberes profesionales; y se hacen manifestaciones públicas por parte de los responsables políticos que desmoralizan al profesorado, intensificando el corporativismo, y minan su imagen ante la sociedad.

En muchos países del mundo, España no es ajena a esta tendencia, se está produciendo una proletarización de la profesión docente. El caso español es ilustrativo, en la actualidad el 28,61% del empleo docente público está ocupado por personal interino y el número de funcionarios de carrera ha disminuido casi un 10%. A esta situación hay que sumar los recortes salariales y la pérdida de derechos sociolaborales.

Las investigaciones disponibles muestran que hay un gran malestar docente relacionado con algunos factores importantes:

  • El exceso de alumnos y alumnas por escuela y aula. En el caso español, como consecuencia de los recortes de plantillas y los recortes en infraestructuras como la creación de nuevos centros escolares.
  • El recortes de plantillas y la falta de perfiles profesionales de apoyo a la docencia. El caso español es emblemático. La educación pública española ha perdido 10.000 docentes al año desde la llegada al gobierno del PP. La caída de empleo ha afectado especialmente al profesorado fijo, funcionariado de carrera. En concreto en el período 2011-2016 se han destruido más de 41.000 plazas fijas, debido a la política de duros recortes ejecutadas por el PP. Como consecuencia, la ampliación de la jornada lectiva docente y otras medidas antisociales que han deteriorado las condiciones de trabajo del profesorado.
  • La inestabilidad de los equipos docentes, la carencia de claridad y la injusticia a la hora de aplicar las reglas.
  • La jerarquización en la escuela. Donde el equipo docente y la Administración se comunican y trabajan conjuntamente para planificar y resolver problemas, el estado de ánimo de los y las docentes es mucho mejor y hay menos desorden.
  • El aislamiento del profesorado, especialmente del profesorado nuevo, que a menudo se tiene que encargar de las tareas más difíciles en una escuela.
  • La falta de recursos para abordar situaciones personales o sociales complejas.
  • La gran diversidad en las aulas, y la distribución segregada por origen social y según el nivel de aptitud.
  • Los bajos salarios y los recortes de los derechos sociales y laborales.
  • La falta de reconocimiento de las enfermedades profesionales derivadas de los riesgos psicosociales.
  • La falta de negociación colectica real y efectiva. La normativa actual no la respeta en muchos países, incluido España. El profesorado tiene que tener capacidad para influir en sus propias condiciones profesionales, en la organización del trabajo, y por lo tanto, en las del sistema y la programación educativa.
  • El acceso cada vez más restringido a una formación continua gratuita y de calidad.

Según Juan Carlos Tedesco, La educación en el horizonte 2020 Fundación Santillana Madrid 2009, “el deterioro de la profesión docente está asociado a otras variables culturales vinculadas a la aparición de nuevos agentes de socialización y de cambio en os procesos de transmisión cultural que se ha producido en la sociedad”. El fuerte impacto de los medios de comunicación de masas, y el enorme potencial de las TIC para transmitir información y adquirir conocimientos sitúan la escuela y al profesorado casi en un lugar subalterno.

La disociación que se produce entre la teoría pedagógica (expertos), la práctica educativa (docentes) y la toma de decisiones políticas (gobiernos) provoca que el sistema educativo no esté blindado ante los vaivenes políticos, económicos y culturales. “La docencia –escribe Tedesco, Obra citada, debe ser de las pocas profesiones, tal vez la única, donde existe una distancia tan significativa entre los contenidos de la formación y las exigencias para el desempeño”.

El vínculo, tan de moda, entre el trabajo docente y los resultados académicos del alumnado, somete a la profesión docente a la presión de una eficacia, quizás mal entendida, que termina desvirtuando el sentido de la docencia convirtiéndola en una preparatoria para hacer frente  a pruebas externas estandarizadas. En España la LOMCE, ley orgánica de educación, es un ejemplo de cómo el profesorado se puede convertir es un mero instructor de niños, niñas y jóvenes cuyo fin último es examinarlos de pruebas de fin de curso, de etapas y de nivel. Un despropósito pedagógico, económico y cultural.

Es innegable que existe relación entre la calidad de los procesos de aprendizaje del alumnado y la calidad de la docencia, pero no existen argumentos sólidos para concluir que el ciento por cien de la responsabilidad de los resultados escolares se localizan en el desempeño de la profesión docente.

Reconstruir la profesión docente es un reto muy importante. La necesidad de su reconstrucción es una tarea permanente que en la actualidad se desenvuelve en un escenario inestable, complejo y francamente desfavorable. El reto está en responder a la pregunta qué docente necesita la sociedad del conocimiento y de la tecnología más avanzada.

Desde una nueva perspectiva el docente debe ser un profesional poseedor de un saber sobre los medios  de la educación y el aprendizaje, pero desde una perspectiva complementaria los y las docentes serán profesionales críticos. Según Emilio Tenti, “constructores de subjetividades conforme a proyectos políticos que transcienden su identidad técnica. Desde esta perspectiva, el docente sería un agente clave en los procesos de construcción de una sociedad más justa, libre y democrática. Para cumplir está función social que los transciende deben estar en condiciones de ejercer un control colectivo sobre el sentido, los objetivos  y contenidos de su trabajo. En este sentido estricto no serían funcionario y funcionarias, sino intelectuales capaces de cooperar en la distribución de ese capital estratégico en las sociedades contemporáneas, que es el conocimiento y la cultura en las nuevas generaciones.”

El reto de reconstruir la profesión docente tiene mucho que ver con el gran consenso social sobre el papel estratégico que tiene un sistema educativo público de calidad para un país. Y aquí no enfrentamos al reto de la confianza.

La sociedad en su conjunto. La comunidad educativa, agentes sociales, familias, administraciones públicas, entidades privadas deben transmitir confianza en el sistema educativo y en sus docentes. Una confianza que hay que construir día a día y preservar de los vaivenes políticos y económicos. Para el buen funcionamiento del sistema educativo público y de la profesión docente, la confianza es tan importante como en los sectores económicos y financieros.

Para el profesor Pedro Ravela, “No es posible educar en un contexto en el que las autoridades desconfían radicalmente de los docentes; los docentes desconfían de las autoridades educativas, sean del partido que sean; las familias desconfían de las escuelas a las que envían a sus hijos y de los docentes que están a su cargo; la opinión pública desconfía de las instituciones educativas en general.”

Los deberes son un anacronismo

 

La CEAPA, confederación de padres y madres de alumnos y alumnas, mayoritaria en la escuela pública ha abierto un debate sobre la oportunidad y el beneficio de los deberes. Y me parece un debate necesario, aunque no en los términos planteados por dicha organización, porque no se trata de una confrontación entre familias y docentes.

Lo deberes son uno de los símbolos más evidentes de un sistema educativo tradicional e inmovilista. Si estamos en contra de las pruebas estandarizadas, como las de etapas y las reválidas, difícilmente podremos aceptar un anacronismo como los deberes.  Hay muchos docentes que, honestamente, insisten en la “necesidad” de los deberes y otros que hace tiempo han prescindido de los mismos. Y muchas familias, tanto las que escolarizan a sus hijos e hijas en la escuela pública como las que lo hacen en la escuela privada, podrían considerar una pequeña estafa que los y las escolares no lleven deberes a casa.

Llevo años viendo como mis hijos malgastan su infancia tardes y tardes copiando enunciados de ejercicios, haciendo portadas de asignaturas, memorizando textos para un examen. Y todo ello de la misma manera que lo hacía yo hace 45 años. Casi con los mismos contenidos y con las mismas exigencias: puntuación para las pruebas estandarizadas y clasificaciones de los profesores.

No se me ocurre porqué  los deberes pueden llegar a ser beneficiosos. En la mayoría de los casos que conozco son una carga familiar que genera serios conflictos, provocan estrés en los escolares y convierten el aprendizaje en un proceso de escaso interés.

Hemos decidido de antemano  que los niños y las niñas tienen que hacer deberes. Se exige tal acumulación de datos, irrelevantes o poco relevantes para los escolares, que el aprendizaje se convierte en un proceso lento, costoso y antipático, requiriendo las veinticuatros horas del día para que los niños y las niñas acumulen conocimiento inútil y sin sentido. Al igual que las reválidas, los deberes sostienen un modelo educativo en el cual prevalece la instrucción sobre la formación y confunde el aprendizaje con las notas y las puntuaciones de los exámenes. Además, hay expertos que sostienen que los deberes tiene el efecto de ampliar la brecha entre los y las  escolares de familias acomodadas y los de familias con bajos ingresos y en riesgo de pobreza. No conozco ninguna investigación que apoye la creencia de que los deberes ayuden a los niños, niñas y jóvenes a desarrollar hábitos de estudios saludables y a desarrollar un aprendizaje que no sea la acumulación de conocimientos. Ni que tengan beneficio intelectual alguno

Las prioridades del sistema educativo están equivocadas y no tenemos porque aceptarlas sin más. El modelo pedagógico que sustenta este sistema hace décadas que hizo rehenes al amor por el conocimiento, a la creatividad, al placer por aprender, al gusto por la lectura.  Todo cambiaría si la prioridad del sistema educativo fuera los y las escolares; y si los centros educativos fueran verdaderas comunidades de aprendizaje abiertas a la modernidad.

“Si los deberes persisten a causa de un mito, nosotros les debemos a nuestros niños –a todos los niños- luchar por una política que se base en lo que es verdadero y tiene sentido para ellos.” Alfie Kohn, El Mito de los deberes. ¿Por qué son perjudiciales para el aprendizaje y la convivencia? Kaleida Forma

 

 

La política educativa del PP es un anacronismo

“Invertir en educación” es un editorial de El País publicado el sábado 17 de septiembre de 2016 que intenta disminuir la intensidad y suavizar el enorme ruido de fondo y el gran malestar que las políticas educativas del gobierno del PP, recortes en las inversiones y Lomce, han provocado entre la comunidad educativa.
El editorial hace referencia al informe de la OCDE “Panorama de la educación 2016”, en el cual se advierte al gobierno español de la necesidad de una inversión sostenible en educación. Pero a diferencia de lo que cuenta el diario El País en el su editorial los severos recortes que ha sufrido la educación pública española no son producto de “La combinación de crisis económica y parálisis institucional….” sino de la política educativa y de inversiones del PP que no ha dejado de ejecutarse con el gobierno en funciones. La “crisis”, que no es ni más ni menos que el nuevo orden económico mundial camuflado de crisis, ha sido el argumento perfecto para que el gobierno del PP haya aprobado con su única mayoría absoluta, y el resto de partidos políticos con representación en el Congreso en contra y la totalidad comunidad educativa incluidos los sindicatos, una ley orgánica que consagra el ideal educativo de la derecha católica, apostólica y ultraconservadora española. Una ley que recoge ideas y medidas que ya habían sido superados por la Ley General de Educación de 1970.

La Logse ha tenido sus defensores y sus detractores, sus luces y sus sombras, al igual que la LOE y otras medidas legislativas que han intentado elevar la calidad de la educación española. Como explicaba Mariano Fernández Enguita en una entrevista después de la LOMCE no hay ningún paraíso al que volver. Pero la LOMCE es un ANACRONISMO ligada a los deseos históricos de la jerarquía eclesiástica española y a una minoría de grandes empresarios y colectivo sociales, en ocasiones con una actitud casi feudal. La Lomce como emblema de la política educativa del PP representa una rancia reacción clérigo-conservadora. No se trata tanto de invertir sino también de cambiar el modelo, el sentido de la educación.

Al editorial de El País, se le olvida un dato: el compromiso del gobierno español ante la UE de rebajar aún más la inversión en educación hasta situarla, de momento, en un 3,17% del PIB. Una inversión propia de los años ochenta.


No creo que los técnicos de la OCDE sean unos pobres ignorantes, supongo que es gente bien informada y entre otros datos manejaran los planes de sostenibilidad que cada país presenta ante la UE, al menos en el apartado correspondiente a educación.


Además la OCDE tiene entre sus filas a los ejecutores de que el tren de la educación española pase por el anden en vez de por la vía atropellando a cientos de miles de niños, niñas y jóvenes: Wert y Gomendio. Un ataque colosal contra la educación pública.

Ni se enteran ni entienden

Hay responsables territoriales en el PSOE que no se enteran de nada y que no entienden nada, lo que es aún peor. El partido ha perdido más de 6 millones de votos porque se ha vuelto irreconocible para los votantes de izquierdas. Además el aparato del partido se inclinó hace ya años por tener electores en vez de militancia. Con unos lideres políticos, que con la salvedad de Pedro Sánchez, no cambian sino de sillón entorno a la mesa. ¿Por qué consultar a las bases del partido frente al inmovilismo de algunos responsables territoriales significa “Podemizar” el PSOE? ¿Porqué temen la libertad?

Parece que la estrategia que manejan contra Pedro Sánchez fluye con fuerza en los editoriales del País. Este medio de comunicación no ahorró tinta ni papel a la hora de publicar una entrevista de cuatro páginas a Felipe Gónzalez. Entrevista repleta de tópicos, lugares comunes y desconocimiento total de lo que es la España que ha votado a un amplio y variado ramillete de partidos para el Congreso de los Diputados. Sabemos que más del 60% del accionariado que controla este medio está en manos de empresas de capital riesgo y de la banca. Editorial tras editorial El País ha explicado cuál debe ser el posicionamiento de PSOE y cuál la actitud de Pedro Sánchez ante la gobernabilidad de España. ¿Porqué la prensa da pábulo a los/as que rebajan y envilecen la esencia de la política: el diálogo, imprescindible para precisar los temas más importantes para la vida en común?

El PP ha convertido en política de estado la corrupción, la pobreza y la desigualdad. La trama valenciana es una más en un partido que ha tenido procesados, imputados e investigados y encarcelados a todos y cada uno de sus responsables de finanzas de los últimos 35 años. El PP se ha ciscado y ha comida en el mismo sitio durante años. Lo ha fiado todo a las apariencias y a las opiniones admitidas, y al uso, propias de aquellos/as políticos/as que oran y embisten. ¿Porque muchos ciudadanos y ciudadanas no sienten esta situación como una abrumadora carga y siguen dando la mayoría al PP?

Pedro Sánchez debe intentar promover un gobierno de cambio radical, se puede hacer porque salen las cuentas, que haga frente a la pobreza, a la desigualdad y a la corrupción. Que además siente a hablar a las distintas partes para resolver el conflicto territorial que el PP ha convertido en un problema sin solución, con la colaboración necesaria de un personaje tan nefasto con Artur Mas. ! Cómo se ha alimentado la hoguera del nacionalismo y del patriotismo¡ ¿Por qué se utiliza el nacionalismo como una porra? El nacionalismo ha sido casi siempre una agresiva negación del nacionalismo de los demás.

Escribe Claudio Magris, “la patria presupone ciudadanos no súbditos ni siervos” y continua, “porque la patria, la verdadera casa natal de la vida es un mundo liberado de la injusticia y de la opresión, un mundo que todavía no existe.”

Cada vez que escucho, siempre a la misma gente -de una parte y de otra-, hablar de la unidad de España como expresión de la barbarie que ora y embiste y de la patria como la caspa que este país es incapaz de quitarse de encima, lo primero que pienso es que me quieren seguir engañando. Y que para estas personas la patria y la unidad de España no son sino los beneficios económicos y sociales que les depara a unos pocos las políticas contra la mayoría de la ciudadanía.

Los mercados degradan la educación

Para los gobernantes del Partido Popular  la escuela pública necesita el incentivo del mercado  y la presión de la competencia para mejorar y renovarse. Esperanza Aguirre presidenta del PP de la comunidad Madrid, expresidenta de la misma comunidad, lo explicaba de una forma muy sencilla, “¿si la competencia es buena  para las empresas de telefonía, porque no es buen para la educación?”. Si la LOMCE sitúa la educación en el mercado: ¿por qué no convertir las escuelas públicas en empresas sujetas a las reglas del mercado? ¿Por qué no ligar la financiación de los centros educativos a los resultados escolares? ¿Por qué no relacionar el salario de los docentes con el rendimiento del alumnado? La institución escolar se convierte en una fábrica y el proceso enseñanza y aprendizaje en una cadena de montaje. Se laboraliza al estudiante y se proletariza al docente.

la LOMCE considera la educación un asunto que tiene  que ver más con el empleo y la economía; y con la producción y la competitividad que con la formación de personas. Para esta ley la educación es la herramienta perfecta para identificar a las empleadas y empleados modélicos. Por otra parte, propicia que la gestión privada de la educación pública se convierta en un apetitoso negocio para muchos empresarios; y fomenta la enseñanza privada facilitando el acceso a los conciertos educativos (financiados con dinero público) gracias a una legislación extremadamente permisiva. La Administración pública en manos de un gobierno neoconservador, el del PP lo es, legisla favor de la empresa privado  que ve la educación como un sector  aún sin explotar plenamente.

Se confunde la política educativa con la política de empleo; y los objetivos de la educación con los objetivos del mercado. Este frente tormentoso de políticos y economistas neoconservadores, se organiza a expensas de las familias, de los docentes  y del alumnado cuyos intereses no cuentan para nada. La educación queda reducida a satisfacer los objetivos económicos y regulada por la oferta y la demanda.

Los mercados generan grandes desigualdades.  El sector de la educación gobernado por sus leyes genera desigualdades sociales. Rompe la igualdad de oportunidades. Descohesiona la sociedad al excluir a grandes capas de la población del sistema educativo con la consecuente pérdida de talentos. En el modelo educativo  que fundamenta la LOMCE no sobreviven los mejores, sino los mejores dotados económica y socialmente.  Según José Gimeno, catedrático de la universidad de Valencia, “En el mercado, el mal producto desaparece, pero en educación se va a depauperar.”

“Los mercados no proporcionan un acceso equitativo a la educación, excluyendo a aquellos que no tienen posibilidad de pagar los servicios formativos (si estos fueran privados)” (Kaul, Grunberg and Stern, 1999). La educación en el centro, Entrecultura, Madrid 2015

Ni los mercados ni la ética comercial sitúan la igualdad y el bien común por encima del lucro. El modelo educativo cuya justificación es la economía y la competencia es una taque frontal contra los derechos universales de la ciudadanía; fomenta el individualismo; y acentúa la indiferencia social síntomas lamentable de la degradación cívica que padece gran parte de la sociedad.

Es preciso un análisis radicalmente opuesto del que justifica una ley como la LOMCE. Una reflexión que sitúe la educación como  un derecho humano fundamental y un factor muy importante para la realización efectiva de otros derechos, porque los beneficios de la educación no se agotan en la persona que se forma sino que alcanza al conjunto de la sociedad.

Una alternativa educativa a la LOMCE que devuelva el derecho al eje del sistema educativo así como la equidad, la cooperación y la solidaridad. Una propuesta que devuelva a la educación pública el papel que le corresponde en la formación de los ciudadanos y ciudadanas; y que permita revalorizar la política y las instituciones democráticas.

 

¿Catequesis, hasta cuándo?

El estado español no es laico, al menos no lo parece. La Iglesia Católica tiene un excesivo protagonismo político y un tremendo impacto sobre las instituciones, a pesar de tener sus iglesias medio vacías. Un protagonismo que no le corresponde, pero que de hecho se le ha  reconocido por todos los gobiernos españoles, independiente de su signo político y de su raíz ideológica.

Con mucho sigilo, la Iglesia Católica consiguió mantener y mejorar las aportaciones económicas del gobierno socialista, que presidía José Luis Rodríguez Zapatero. Y con mucho sigilo, premeditación y alevosía, ha conseguido que el gobierno de Rajoy, colme algunas de sus reivindicaciones históricas.

1.- La catequesis de religión católica se convierte en una asignatura evaluable, con una alternativa,  en Primaria, Secundaria y Bachillerato. Cuenta para la nota final. En primero de Bachillerato es una optativa equiparable a lengua extranjera, tecnología, o historia de la Filosofía. Se pudiera dar el caso, que un/a estudiante termine Bachillerato conociendo el dogma de la santísima trinidad, pero ignorando qué es la Ilustración y que impacto tuvo sobre la modernidad: “la España de charanga y pandereta, cerrado y sacristía (…) Esa España inferior que ora y bosteza, vieja y tahúr, zaragatera y triste……” (A. Machado).

2.- Ajuste de cuentas con la Asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC). Se ha suprimido esta materia, en cualquiera de sus modalidades,  en toda la enseñanza obligatoria y en Bachillerato, incumpliendo todos los acuerdos internacionales firmados sobre esta materia por los últimos gobiernos españoles (tanto PP como PSOE) en el marco de la UE. España es el único país de la Europa de los 28 que no imparte EpC en ningna modalidad y en ninguna etapa educativa.

3.- La LOMCE es un traje a medida para blindar los conciertos educativos a los centros privados en general, y a los centros que separan al alumnado por sexo en particular, opción más que minoritaria en España. La LOMCE promueve  la enseñanza privada, fomentando la presencia de todo tipo de sectas religiosas en el sistema educativo, junto a las órdenes religiosas más tradicionales.

La educación es el ámbito de la razón, de la ciencia y de los valores morales universales. Es una tarea que incumbe a la escuela pública y laica. La catequesis, denominada como asignatura de religión católica, debe ser eliminada del currículo. Las trabajadoras y los  trabajadores que imparten la catequesis deben ser considerados como empleados de una empresa privada, que es la Iglesia Católica, a sueldo de la institución eclesiástica y con el amparo legal del Estatuto de los Trabajadores y otras normativas legales relativas al empleo.

La Conferencia Episcopal ha conseguido con el PP todas sus reivindicaciones desde el silencio; frente a la estrategia de ocupar la calle, con una algarada permanente, que emplearon contra la Ley Orgánica de Educación (LOE) y otras medidas sociales del anterior gobierno del PSOE.

Hasta ahora ningún gobierno ha sido capaz de garantizar la laicidad del Estado. Los problemas se acumulan pero no se solucionan. No tenemos una derecha laica sino sometida a los intereses morales y económicos de la Iglesia Católica, cuyo modelo educativo no se ha movido un milímetro en los últimos 300 años. La Iglesia Católica no ha querido redefinir su presencia en la vida pública española, recurriendo de forma reiterada a la patada a la puerta cada vez que ha visto amenazada su santa voluntad, que coincide con sus intereses ideológico-morales, pero principalmente económicos.

La actitud de la Iglesia católica es beligerante porque confunde el bien común con sus intereses particulares. No distingue entre ciudadanía y feligresía, para ella todos/as son feligreses, llegando a confundir peligrosamente a muchos/as creyentes de buena fe que ven en la democracia y los valores de libertad y derechos universales que la definen, un ataque contra los valores y los derechos de la Iglesia Católica.

Es insostenible que a a pesar de los duros recortes ejecutados por el gobierno del PP contra la educación pública, en cuatro años 30.000 docentes menos y más de 30.000 millones menos de inversión, se haya mantenido el presupuesto para la docencia de la asignatura de religión Católica, más de 400 millones de euros, y se hayan fortalecido y ampliado los conciertos a colegios con un alumnado de clase media alta.

Es insostenible que los gobiernos del PP sean pensionistas de la Iglesia Católica, y que los gobiernos del PSOE sean medio pensionistas.

Es insostenible que todos los ministros y las ministras de Educación terminen pasando por el confesionario. ¿Hasta cuándo?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Blog de WordPress.com.