Los deberes son un anacronismo

 

La CEAPA, confederación de padres y madres de alumnos y alumnas, mayoritaria en la escuela pública ha abierto un debate sobre la oportunidad y el beneficio de los deberes. Y me parece un debate necesario, aunque no en los términos planteados por dicha organización, porque no se trata de una confrontación entre familias y docentes.

Lo deberes son uno de los símbolos más evidentes de un sistema educativo tradicional e inmovilista. Si estamos en contra de las pruebas estandarizadas, como las de etapas y las reválidas, difícilmente podremos aceptar un anacronismo como los deberes.  Hay muchos docentes que, honestamente, insisten en la “necesidad” de los deberes y otros que hace tiempo han prescindido de los mismos. Y muchas familias, tanto las que escolarizan a sus hijos e hijas en la escuela pública como las que lo hacen en la escuela privada, podrían considerar una pequeña estafa que los y las escolares no lleven deberes a casa.

Llevo años viendo como mis hijos malgastan su infancia tardes y tardes copiando enunciados de ejercicios, haciendo portadas de asignaturas, memorizando textos para un examen. Y todo ello de la misma manera que lo hacía yo hace 45 años. Casi con los mismos contenidos y con las mismas exigencias: puntuación para las pruebas estandarizadas y clasificaciones de los profesores.

No se me ocurre porqué  los deberes pueden llegar a ser beneficiosos. En la mayoría de los casos que conozco son una carga familiar que genera serios conflictos, provocan estrés en los escolares y convierten el aprendizaje en un proceso de escaso interés.

Hemos decidido de antemano  que los niños y las niñas tienen que hacer deberes. Se exige tal acumulación de datos, irrelevantes o poco relevantes para los escolares, que el aprendizaje se convierte en un proceso lento, costoso y antipático, requiriendo las veinticuatros horas del día para que los niños y las niñas acumulen conocimiento inútil y sin sentido. Al igual que las reválidas, los deberes sostienen un modelo educativo en el cual prevalece la instrucción sobre la formación y confunde el aprendizaje con las notas y las puntuaciones de los exámenes. Además, hay expertos que sostienen que los deberes tiene el efecto de ampliar la brecha entre los y las  escolares de familias acomodadas y los de familias con bajos ingresos y en riesgo de pobreza. No conozco ninguna investigación que apoye la creencia de que los deberes ayuden a los niños, niñas y jóvenes a desarrollar hábitos de estudios saludables y a desarrollar un aprendizaje que no sea la acumulación de conocimientos. Ni que tengan beneficio intelectual alguno

Las prioridades del sistema educativo están equivocadas y no tenemos porque aceptarlas sin más. El modelo pedagógico que sustenta este sistema hace décadas que hizo rehenes al amor por el conocimiento, a la creatividad, al placer por aprender, al gusto por la lectura.  Todo cambiaría si la prioridad del sistema educativo fuera los y las escolares; y si los centros educativos fueran verdaderas comunidades de aprendizaje abiertas a la modernidad.

“Si los deberes persisten a causa de un mito, nosotros les debemos a nuestros niños –a todos los niños- luchar por una política que se base en lo que es verdadero y tiene sentido para ellos.” Alfie Kohn, El Mito de los deberes. ¿Por qué son perjudiciales para el aprendizaje y la convivencia? Kaleida Forma

 

 

Anuncios

La política educativa del PP es un anacronismo

“Invertir en educación” es un editorial de El País publicado el sábado 17 de septiembre de 2016 que intenta disminuir la intensidad y suavizar el enorme ruido de fondo y el gran malestar que las políticas educativas del gobierno del PP, recortes en las inversiones y Lomce, han provocado entre la comunidad educativa.
El editorial hace referencia al informe de la OCDE “Panorama de la educación 2016”, en el cual se advierte al gobierno español de la necesidad de una inversión sostenible en educación. Pero a diferencia de lo que cuenta el diario El País en el su editorial los severos recortes que ha sufrido la educación pública española no son producto de “La combinación de crisis económica y parálisis institucional….” sino de la política educativa y de inversiones del PP que no ha dejado de ejecutarse con el gobierno en funciones. La “crisis”, que no es ni más ni menos que el nuevo orden económico mundial camuflado de crisis, ha sido el argumento perfecto para que el gobierno del PP haya aprobado con su única mayoría absoluta, y el resto de partidos políticos con representación en el Congreso en contra y la totalidad comunidad educativa incluidos los sindicatos, una ley orgánica que consagra el ideal educativo de la derecha católica, apostólica y ultraconservadora española. Una ley que recoge ideas y medidas que ya habían sido superados por la Ley General de Educación de 1970.

La Logse ha tenido sus defensores y sus detractores, sus luces y sus sombras, al igual que la LOE y otras medidas legislativas que han intentado elevar la calidad de la educación española. Como explicaba Mariano Fernández Enguita en una entrevista después de la LOMCE no hay ningún paraíso al que volver. Pero la LOMCE es un ANACRONISMO ligada a los deseos históricos de la jerarquía eclesiástica española y a una minoría de grandes empresarios y colectivo sociales, en ocasiones con una actitud casi feudal. La Lomce como emblema de la política educativa del PP representa una rancia reacción clérigo-conservadora. No se trata tanto de invertir sino también de cambiar el modelo, el sentido de la educación.

Al editorial de El País, se le olvida un dato: el compromiso del gobierno español ante la UE de rebajar aún más la inversión en educación hasta situarla, de momento, en un 3,17% del PIB. Una inversión propia de los años ochenta.


No creo que los técnicos de la OCDE sean unos pobres ignorantes, supongo que es gente bien informada y entre otros datos manejaran los planes de sostenibilidad que cada país presenta ante la UE, al menos en el apartado correspondiente a educación.


Además la OCDE tiene entre sus filas a los ejecutores de que el tren de la educación española pase por el anden en vez de por la vía atropellando a cientos de miles de niños, niñas y jóvenes: Wert y Gomendio. Un ataque colosal contra la educación pública.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.