la muerte en vida de millones de personas

La política de cupos de la Unión Europea (UE) para el reparto de refugiados/as es vergonzosa.  Para los países ricos la movilidad de capitales es un logro histórico, pero la movilidad de las personas es un delito que se paga con el maltrato y con la vida. Las políticas de migraciones de la UE son represivas.

La Operación Tritón liderada por la Agencia Forntex es un operativo de control de fronteras que implica devoluciones, arrestos y otras medidas contra la dignidad de las personas y el derecho a intentar una vida digna en otro país.

La hipocresía de la UE no conoce limites. A la Europa comunitaria llega un mínimo porcentaje  de refugiados/as. La gran mayoría de estas personas son acogidas en los países fronterizos de aquellos que huyen y que están en conflicto padecen pobreza extrema y que también son países pobres, políticamente inestables, gobernados por élites corruptas durante años al servicio de las potencias occidentales, y a los que nadie ayuda. Un caso emblemático de esta situación es Siria cuya guerra del gobierno contra la población ha hecho huir a casi 5 millones de personas hacia los países fronterizos. La UE ha dejado a su suerte a los países del otro lado de la cuenca mediterránea. La única política es dejar que se ahoguen el mayor número posible de personas en las aguas del Mediterráneo, levantar muros y gastar mucho dinero en kilómetros de alambradas y políticas represivas.

En este sentido los último tratados internacionales económicos (libre comercio. circulación de capitales, imposición de aranceles para según que productos y servicios, etc.) ahondan en la movilidad del capital, en la represión de la movilidad de las personas y abren, aún más, la brecha entre países pobres y países ricos del mundo.

Votar gobiernos neoconservadores, como el PP en España, es votar la insolidaridad. Es condenar a la millones de personas a la miseria. Y Condenar a millones de niños/as a no tener futuro. La debilidad moral de buena parte de la ciudadanía y el miedo a “los otros” significa la muerte en vida de millones de personas.

Necesitamos gobiernos de izquierda que hagan políticas públicas y solidarias con los que menos tienen o no tiene nada. Que desarrollen un proyecto político entre cuyas prioridades esté la cooperación.

Necesitamos instituciones internacionales fuertes capaces de hacer valer las políticas humanitarias de solidaridad y de cooperación sobre la competencia feroz y el maltrato económico a los países ya de por sí maltratados por sus propias élites económicas.

Y sobre todo necesitamos movimientos sociales de amplio espectro con capacidad para defender los derechos humanos universales y poder para revindicar y conseguir nuevas cotas de bienestar social.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: