Diversidad, convivencia y acuerdo

Entre los días 3 y 4 de diciembre se han celebrado las elecciones sindicales en la enseñanza pública no universitaria. Más de 500.000 docentes fueron llamados/as a votar a sus representantes sindicales para los próximos cuatro años. Los resultados ofrecen datos muy interesantes y significativos.

Es llamativa  la disparidad de los datos entre unos sindicatos y otros. En cierto modo, y al igual que ocurre en las elecciones políticas, todos ganan y ninguno pierde aunque en este caso todos tienen su parte de razón porque nada tiene que ver los resultados de unas comunidades autónomas a otras.  En en el sector de la enseñanza hay casi tantos sindicatos como CCAA. Habrá que esperar a las certificaciones de los ministerio de Trabajo y de Educación que suelen ser más categóricas.

Es muy importante la fragmentación del voto entre los distintos sindicatos.

Sigue siendo muy relevante el apartado  el apartado “Otros sindicatos” que aglutina a organizaciones de Cataluña, Extremadura, Euskadi, Galicia y Navarra. Todas ellas organizaciones nacionalistas o corporativas.

Me hizo pensar un comentario que leí en el periódico Escuela que hablaba de que estas elecciones habían sido las de “la ruptura del bisindicalismo”. Las modas también se imponen en el lenguaje.  En el sector de la enseñanza nunca ha habido bisindicalismo. Basta con observar los resultados de las elecciones sindicales en los últimos 12 años para ver el mapa sindical tan fragmentado que existe en el Estado y tan dispar entre comunidades autónomas. En algunas de las mismas hay sindicatos que son mayoría y en otras casi no existen.

CCOO es el único sindicato que mantiene el 10% de representación necesaria para estar en todas las mesas sectoriales de las CCAA. Esto le da en el conjunto del Estado más peso específico que al resto de las organizaciones. Por lo demás todos los sindicatos de la mesa sectorial han bajado en votos. Solo sube la CGT que es el sindicato de la Enseñanza que más crece. STES vuelve a superar a ANPE y CSIF. Y se sitúa como el sindicato más influyente junto a CCOO. Por su parte FETE-UGT mantiene su tendencia a la baja, lo que no es una buena noticia para el sindicalismo confederal de clases.

Después de la elecciones sindicales la primera y más importante tarea es  la gobernabilidad del sector. Con unos resultados sin grandes diferencias y un mapa territorial tan diverso, la mayoría sindical tendrá que hacer un esfuerzo para superar los intereses particulares  y asegurar la gobernabilidad del sector desde un movimiento social de amplio espectro que permita mantener por una parte un frente único contra la Lomce, pero por otra una propuesta lo más consensuada posible para poner sobre la mesa al futuro gobierno.

La diversidad anima a la convivencia y al acuerdo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: