Una asignatura no hace un currículo.

El curriculo de la educación obligatoria sigue acumulando asignaturas y proyectos de asignaturas. Va por CCAA, como la de Madrid que pretende implantar el próximo curso una asignatura de Programación en la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) abriendo las puertas a que en otros territorios del Estado se pueda disparar la oferta curricular. Los/as niños/as y los/as jóvenes terminarán perdidos en una jungla de información en la que el ruido no dejará oír esa música de fondo tan preciada como es el aprendizaje. Yo creo que aprender no es lo mismo que adquirir información, el conocimiento es un concepto más elevado. Y esta idea es muy importante a la ahora de construir los distintos elementos del currículo.

Un currículo lleno a reventar de asignaturas esta ideado para adquirir información, y pensado para instruir no para educar. El gobierno del PP no puede ver más allá de la Lomce, un presente gris y triste que pronostica una sociedad sin futuro en la que todo se fundamenta en información banal, previamente enlatada.

Ahora el gobierno se suma al ya de por si saturado panorama curricular aportando su granito de arena. Según algunos medios de comunicación el gobierno del PP pretende incorporar la materia de ajedrez a la enseñanza obligatoria. Ignoro si ésto es cierto o uno de tantos comentarios que circulan por los mentideros de Madrid, pero ya se han manifestado públicamente algunos/as expertos/as sobre la idoneidad de esta propuesta.

¿Y por qué no dar más horas a las artes plásticas y musicales en el currículo que tan importantes son en la formación de los/as niños/as y los/as jóvenes? ¿Por qué la religión católica tiene que ser una asignatura restando horas preciosas a la formación de las personas? ¿Es más importante para el currículo una asignatura de ajedrez que una de Educación para la Ciudadanía (EpC)?

Una vez más nos distraen de la esencia de los asuntos a tratar. El gobierno del PP siguiendo un plan previamente trazado a hecho su ajuste de cuentas con la EpC, y como ninguna reforma es simplemente un tecnicismo ha inundado el currículo de “economías” “emprendimientos”, y mucha religión católica. Y desde la ideología que les mueve, la más rancia tradición de la derecha española con la nueva lberaltecnocracia del siglo XXI, se han propuesto controlar muy seriamente aquellas troncales que consideran esenciales para mantener la unidad del imperio y de la fe: la Historia y la Lengua, para lo demás sírvase usted mismo.

Los currículos actuales solo sirven para adquirir información, de la cual te examinan más tarde con una prueba externa que ideada para medir y cuantificar la información adquirida, previamente filtrada por el estado. ¡No se puede ser más intervencionista y menos liberal¡

Una asignatura no hace un currículo, ni educa por si misma ni aporta nada si no es en un marco curricular más amplio pensado para educar y formar ciudadanos/as. Ocurrencias como incorporar una asignatura de programación o una de ajedrez solo es más ruido. Además viste de progresista la instrucción de cachiporra y acoso al más débil que ha sustituido a la educación, y cuya expresión más importante es la LOMCE.

Diversidad, convivencia y acuerdo

Entre los días 3 y 4 de diciembre se han celebrado las elecciones sindicales en la enseñanza pública no universitaria. Más de 500.000 docentes fueron llamados/as a votar a sus representantes sindicales para los próximos cuatro años. Los resultados ofrecen datos muy interesantes y significativos.

Es llamativa  la disparidad de los datos entre unos sindicatos y otros. En cierto modo, y al igual que ocurre en las elecciones políticas, todos ganan y ninguno pierde aunque en este caso todos tienen su parte de razón porque nada tiene que ver los resultados de unas comunidades autónomas a otras.  En en el sector de la enseñanza hay casi tantos sindicatos como CCAA. Habrá que esperar a las certificaciones de los ministerio de Trabajo y de Educación que suelen ser más categóricas.

Es muy importante la fragmentación del voto entre los distintos sindicatos.

Sigue siendo muy relevante el apartado  el apartado “Otros sindicatos” que aglutina a organizaciones de Cataluña, Extremadura, Euskadi, Galicia y Navarra. Todas ellas organizaciones nacionalistas o corporativas.

Me hizo pensar un comentario que leí en el periódico Escuela que hablaba de que estas elecciones habían sido las de “la ruptura del bisindicalismo”. Las modas también se imponen en el lenguaje.  En el sector de la enseñanza nunca ha habido bisindicalismo. Basta con observar los resultados de las elecciones sindicales en los últimos 12 años para ver el mapa sindical tan fragmentado que existe en el Estado y tan dispar entre comunidades autónomas. En algunas de las mismas hay sindicatos que son mayoría y en otras casi no existen.

CCOO es el único sindicato que mantiene el 10% de representación necesaria para estar en todas las mesas sectoriales de las CCAA. Esto le da en el conjunto del Estado más peso específico que al resto de las organizaciones. Por lo demás todos los sindicatos de la mesa sectorial han bajado en votos. Solo sube la CGT que es el sindicato de la Enseñanza que más crece. STES vuelve a superar a ANPE y CSIF. Y se sitúa como el sindicato más influyente junto a CCOO. Por su parte FETE-UGT mantiene su tendencia a la baja, lo que no es una buena noticia para el sindicalismo confederal de clases.

Después de la elecciones sindicales la primera y más importante tarea es  la gobernabilidad del sector. Con unos resultados sin grandes diferencias y un mapa territorial tan diverso, la mayoría sindical tendrá que hacer un esfuerzo para superar los intereses particulares  y asegurar la gobernabilidad del sector desde un movimiento social de amplio espectro que permita mantener por una parte un frente único contra la Lomce, pero por otra una propuesta lo más consensuada posible para poner sobre la mesa al futuro gobierno.

La diversidad anima a la convivencia y al acuerdo.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.