NI NOTA Y NI EXPERIENCIA

La polémica esta servida. El acceso a la función pública docente parece un tema de extremada complejidad que suele terminar con posiciones encontradas entre el colectivo docente y la administración educativa en sus diversas manifestaciones: central y autonómica. En algunas comunidades autónomas, caso de Madrid, se han inciado las pruebas de acceso para miles de docentes. La novedad más importante en algunas comunidades es que la nota contará más que la experiencia. Una decisión que los sindicatos del sector de la enseñanza pública rechazan de plano, independientemente de la ideología y de los intereses políticos que los mueven. No es fácil resolver este problema. Pero de hacerse sólo será posible reflexionando sobre algunas de las incognitas a despejar.
El sistema tal y como está planteado no sirve. Es indiferente que accedan los que tengan mejores notas o los que tengan más experiencia, que no mejor. La nota académica que no es significativa para ser un buen docente, sustituye a la experiencia que, en si misma, no es significativa de que mantendremos en el sistema a un buen docente.
Lo primero sería organizar una formación incial del profesorado que responda a la pregunta qué profesionalidad docente necesita la sociedad del conocimiento. El gran reto de las autoridades y de la comunidad educativa es reconstruir la profesión docente desde la formación incial. Afrontar este reto en la actualidad es una tarea muy compleja proque se ha de desenvolver en un escenario inestable y francamente desfavorable, producto de las políticas de recortes y de la dureza ideológica del gobierno del PP.
No menos importante que defenir la formación incial es aproximarse sin demagogia al término experiencia. ¿Cómo valoramos la experiencia? la experiencia en si misma no es significativa. Se puede tener mucha experiencia por los años de docencia pero está ser de muy mala calidad. La experiencia sin más no es ningún valor, y en todo caso puede sumar o restar. Es importante evaluar la experiencia, y para evaluarla tendríamos que manejar tres elementos la docencia, la investigación y la capacidad de innovación. Hay que reflexionar sobre el papel de las evaluaciones en la mejora del sistema educativo y situar los datos junto a las conclusiones de las investigaciones de las Ciencias Sociales.
No salimos de las posiciones diametralmente opuestas porque no somos capaces de romper con la situación actual que beneficia a algunos sindicatos cuando defiende la experiencia, y que benefician al gobierno del PP que defiende un concepto de la formación docente academicista, antiguo y alejado del perfil profesional que requiere al profesorado la sociedad del conocimiento. Son posiciones encontradas y sostenidas sobre distintos intereses pero que tienen algo en común, para nada responden ni a las necesidades de la sociedad ni a las necesidades de los niños/as y jóvenes. Son posiciones convencionales originadas a principios de los años noventa.
Es preciso organizar la formación incial del profesorado con la vista puesta en una carrera profesional atractiva, en el marco de un estatuto docente bien estructurado y reconocible consensuado con el coelctivo docente. Y con una promoción profesional fundamentada en la evaluación de la docencia, la investigación y la innovación. En este escenario el acceso no sería para quien tuviera la mejor nota acedémica ni más años de experiencia sino para los/as mejores docentes. El problema actual es que el acceso a la formación inicial, el acceso a la profesión y la carrera profesional están fragmentados y no tienen nada que ver entre sí. Para algunos/as una situación muy cómoda desde la que ejercen control y dominio sobre la profesión, para otros/as es uno de los problemas graves pendiente de resolver que tiene la educación española.

Anuncios

Un pensamiento en “NI NOTA Y NI EXPERIENCIA

  1. Pedro, comparto tu opinión. Mientras no afrontemos en serio una reforma seria, profunda y con sentido de la formación inicial seguiremos dando palos de ciego y haciendo brindis al sol. La formación inicial no solo no modifica los modelos aprendidos en años de aprendices, sino que los refuerza. No tanto por la “mala” voluntad del profesorado (que también puede ser en algunos casos) sino por una estructura caduca, que se ha demostrado inútil desde tiempo ha. Pero a pesar de todo lo que investigamos, pensamos, leemos y, supuestamente, aprendemos, no somos capaces de salir del círculo. A partir de ahí, todo son retales y remiendos. Como las pruebas de selección. Un placer leerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: