¿DE QUÉ SE RIEN LAS HIENAS?

He leido en la prensa que el Partido Popular lanzará una campaña mediática para recomponer la imagen del ministro de Educación, José Ignacio Wert. El ministro peor valorado, con diferencia, del gobierno del PP. Y el que mas “consenso” ha sido capaz de generar en contra, incluido el de algunos dirigentes autónomicos, consejeros de educación y sectores sociales del propio Partido Popular que se sienten extremadamente incomodos con una reforma del sistema educativo pensada exclusivamente para abaratar costes y aumentar los dividendos de los accionistas para los cuales gobierna un sector del PP.
La LOMCE es la ley Wert porque tiene su cara agresiva y poco amiga. Su soberbia; su impertinencia; su creencia de que cualquier tiempo pasado fue mejor; su concesión de la pobreza como un castigo, se es pobre por mérito propio; su genetismo social. Y sobre todo su ignoración. Hay gente que lo tienen todo en la cabeza, pero que no entiende nada. Poco ha contado con los expertos en educación del PP y su entorno. Wert es un señor lanzado en paracaidas para destruir el mayor número posible de enemigos. Y no le duelen prendas.
Desconoce el sector. La comunidad educativa no le quiere. Ni un solo informe nacional o internacional avala las medidas que pretende implantar con la bateria de reformas que ha lanzado contra la educación, la ciencia, la investigación y la cultura. Empezamos a notar la devastación que está sembrando en dos sectores tan delicados y complejos de gobernar: el de la educación y el de la cultura.
Abucheado el viernes en el Teatro Real, le negaron el saludo un número considerable de alumnos/as excelentes en una entrega de diplomas y le persigue el escándalo allí a donde va. Yo mismo presencie la pitada y el pateo que le dedicaron la mayoría de los/as asistentes en la inauguración oficial de la Cumbre Iberoaméricana de Educación celebrada en Salamanca, Palacio de Congresos, en septiembre del año pasado.
El corazón de la LOMCE, y de todas las reformas venidas y por venir, es negro, duro y pequeño como un garbanzo malo.
la mejor campaña mediática que puede hacer el gobierno para lavar la imagen de Wert es cesarlo. Pero no lo hará porque es una apuesta personal del presidente del gobierno Mariano Rajoy para que ¡por fin¡ los/as españoles tengamos un sistema educativo “como Dios manda”. Mientras la gran mayoría de los/as ciudadanos/as seguiremos preguntandónos ¿de qué se rien las hienas? ¡Cualquiera sabe de qué se rien las hienas¡ Y porqué son tan abusones. ¿Para qué querrán tanto desierto tan pocos camellos?

Anuncios

MÁS HAMBRE QUE UN BECARIO

El titulo de este apunte es un sugerente titular de El País digital, 21 de junio de 2013. Las becas abren otro frente a Wert. Rectores, familias, sindicatos, expertos/as y las consejerías de educación (incluidas algunas del PP)exigen al ministro de educación que revise el sistema de beca que pretende ejecutar contra la mayoría de la población para no afectar a la equidad. Las políticas educativas del gobierno del PP, incluidas las relacionadas con la universidad, la ciencia y la investigación, provocaran a futuro la mayor devastación conocida en España contra el talento y la creatividad. El futuro proyecto de becas y ayudas es un medio más para excluir a cientos de miles de jóvenes del sistema educativo. Recortar las cuantía de las becas y ayudas;recortar el radio de acción; recortar el número de estudiantes que pueden acceder a las mismas; e introducir una cantidad fija y otra variable, adornada de unos requesitos que harán practicamente imposible a cualquier estudiante que solicite una beca saber cuándo se podrá cobrar y cuánto podrá cobrar.
A nadie se le escapa que el nuevo decreto perjudicará al alumnado con menos rentas y en mayor desventaja social. Wert no retirará el nuevo decreto de becas y ayudas porque siendo un ignorante en temas educativos es la voz de su amo, Mariano Rajoy. El presidente del gobierbno es el culpable del experimento Wert que está arrasando la educación pública española. Y es el culpable de dar cobijo y protección política a la ignorancia, la soberbia y la impertinencia de un señor, que siendo el ministro peor valorado del gobierno y de la democracia española, se permite todo tipo de licencias contra los/sa docentes, los estudiantes y las familias que componen la comunidad educativa española.
Ha llegado de la mano del presidente del gobierno Mariano Rajoy a ejecutar una reforma educativa contra la mayoría de los/as ciudadanos/as cuyos contenidos ya eran rechazado por un informe de la OCDE de 1963 y por el Libro BLanco de 1969 previo a la Ley General de Educación de 1970. Wert está aquí con la consigna del gobierno de implementar la agenda educativa más reaccionaria y ultra como reforma.
Pasar más hambre que un maestro escuela, era un dicho popular que el gobierno del PP ha conseguido recuperar para la realidad española y ampliarlo: pasar más hambre que un becario.
España es uno de los países donde han aumentado los ricos y han aumentado, alarmantemente, las familias en situación y riesgo de pobreza. La futura política de becas y ayudas del gobierno esta diseñada como otro elemento más en la construcción de una sociedad desigual.
Las reformas no sólo son cambios técnicos sino que cambian el sentido de la educación. Ahora se intenta imponer un nuevo sistema de valores y de moral donde la condición social cala todo el sistema educativo convirtiéndolo en una maquinaria de exclusión; pero que al mismo tiempo el estudiante que se queda dentro de la máquina se convierte en un peón de intercambio evaluado, permanentemente por las reglas del mercado e inmerso en un proceso de competitividad sin fin.
Hay que recordar que la igualdad de oportunidades no es un problema de caridad ni de compensación. Es un problema cuya solución pasa por la construcción moral de un ideal humano, que el ministro Wert combate encarnizadamente.

EDUCACIÓN Y DESPENSA PARA EL PUEBLO

Quién nos iba a decir que con trece años ya adentrados en el siglo XXI tendríamos que recuperar la consigna revolucionaria de los regeneracionistas españoles del siglo XIX: educación y despensa para el pueblo.

Desde hace semanas viene siendo noticia en los medios de comunicación el problema acuciante de los/as niños/as mal alimentados y desnutridos que llegan cada mañana a la escuela con hambre. Según el último informe presentado por UNICEF sobre este escabtroso tema, en España 2,2 millones de niños viven en hogares que están por debajo de la pobreza. Es el 29,8% de la población memor de 18 años. Un 16% de los/as niños/as viven en hogares con pobreza extrema. Mientras el Eurostat de 2013 ya amplia el tanto por ciento de menores en riesgo de pobreza hasta el 30,6%.

En los gobiernos y las políticas está la clave más importante. En España el gobierno del Partido Popular ha ejecutado una dura política de recortes contra la inversiones y los programas socieeducativos. Se han cerrado comedores; se ha encarecido el servicio en aquellos que siguen funcionando; se alienta sin pudor la jornada continuada como medida de ahorro; se ha reducido el número de becas, y se han endurecido las condiciones para acceder a las mismas; y se ha recortado las becas de comedor hasta un 30%. la pobreza es un quebranto para la salud y para la educación.

Los grupos más desfavorecidos encuentran sólo en la escuela el espacio para vivir y disfrutar de la educación, de la cultura y de una vida sana y saludable. Esto es una gran tarea social que da sentido a la educación como elemento de liberación personal.

Andalucía ha ampliado sus políticas de bienestar para garantizar tres comidas al día a los estudiantes sin recursos. Canarias está transitando por el mismo camino; mientras el gobierno de la comunidad valenciana deja a los/as niños/as más necestados en manos de la caridad. Por su parte el gobierno de España sacó adelante una proposición en el Congreso, sólo con sus votos, para desarrollar un plan que pondrá en funcionamiento a cinco o seis meses vistas para atajar la emergencia que supone un número cada vez mayor de niños/as en las escuelas españolas mal alimentados o hambrientos. Una propuesta indecente, realizada por un gobierno moralemente deslegitimado. Un insulto para los que sufren y padecen.

La caridad es producto de la insolidaridad, y esta es una consecuencia de la ideología conservadora y las politicas que fomenta. Los mercados lejos de corregir la desigualdad la intensifica, generalizando la pobreza entre la población. Según el estudio de la Fundación 1º de Mayo de CCOO, “Desigualdad y estado social en España” ” la educación está viviendo un preocupante proceso de deterioro y mercantilización, que la hace inaccesible para grandes capas de la población, a la par que pierde su carácter social y se hace permeable a las necesidades de los mercados; del mercado laboral, pero también de las empresas educativas. El endurecimiento para acceder a la prestación por desempleo implica el empobrecimiento directo de parte de la población. La situación de falta de ingresos por la que atraviesan las familias están elevando la petición de ayudas que, sin embargo, son desatendidas a causa de los recortes en las políticas de Servicos Sociales”. La lectura idelógica de la crisis nos hace entender el calado de las políticas de recortes que no van a cesar porque están en el ADN ideológico del gobierno del PP.

EL HOMABRE QUE SUSURRABA A LOS MERCADOS

España empieza a estar señalada en los foros mundiales no solo por la mala calidad de su empleo o por el progresivo empobreciemiento de la población a causa de las políticas de recortes del gobierno de Partido Popular (PP), sino tambien por el durísimo ataque contra la educación pública con estas mismas políticas de recortes y “ajustes”. La universidad, la ciencia y la investigación no se han salvado.
Los investigadores españoles han salido esta semana a la calle para defender los programas y las inversiones en Invetsigación y Desarrollo (I+D). No hay dinero, no hay ideas, no hay estrategias no hay proyectos. El gobierno del PP no contempla la innovación científica como elemento clave para el futuro de España. Para el gobierno la competitividad se fundamenta en la precariedad laboral, en los recortes sociales masivos y en preservar los beneficos para una minoría económica acosta de la gran mayoría. Es más imporynate la renta del capital que la renta del trabajo. El maestro de ceremonias de este escarnio contra la investigación pública y la ciencia es el ministro Luis de Guindos.
Luis de Guindos es el responsable de las políticas e inversiones en I+D. El ministro se ha tomado todas las molestias habidas y por haber para eludir recibir la carta por la Ciencia con más de 42.000 firmas. Dicen los invetsigadores españoles que de Guindos está desvistiendo el santo que funciona, en alusión a la investigación al I+D en el sector público, para vestir a unos empresarios que durante años no se han molestado en saber que era esto de la investigación para el desarrollo. Cuando los emperesarios españoles han preferido siempre, salvo honrosa excepciones, el pájaro en mano que los cientos volando. A Dios rogando y con el mazo dando. Los científicos salen de sus labororatios para evitar la última gran deriva privatizadora de la ciencia española. Las coordenadas son las mismas. La Lomce, la ley de régimen local, la reforma universitaria, la reforma sanitaria, la ley de empleo, todo está pensado para que seamos muchas las personas que hagamos ganar mucho dinero a una minoría económica y social protegida por la política ultraconservadoras del gobierno del PP y bendecida por la iglesia nacionalcatólica del cardenal Rouco.

El gobierno del PP está decididamente en contra de traducir el desarrollo científico en desarrollo humano, construyendo un sistema de producción de bienes y servicios para toda la ciudadanía. Para conseguir exactamente lo contrario la primera medida, y la más importante, es desmantelar la I+D pública y meter por la puerta de atrás a la empresa privada. Estamos padeciendo cada día como el beneficio no entiende de ética ni de moralidad.

La situación es aún más grave. Según datos oficiales del propio Minsietrio de Hacienda sólo se ha ejecutado el 50% del presupuesto correspondiente a la partida destinada a investigación del año 2012, mientras que el 30% de los programas aprobados aún no se ha pagado. Junto a los recortes, la burocracia mal intencionada del gobierno español esta dando lugar a impagos que afectan gravamente a la investigación, ocasinando la pérdida de fondos europeos que al no haber sido utilizados, ni justificados, hay que devolverlos a Bruselas. la pérdida de empleo empieza a ser la tónica habitual en un sector ya castigado. El exilio forzado de miles de jóvenes brillantes que tantos esfuerzos a costado formar.
La zorra guardando el gallinero, o el hombre que susurraba a los mercados: De Guindos.

“TODA SEPARACIÓN COMPORTA ESTIGMATIZACIÓN”

El gobierno de Cataluña pondrá en marcha para el próximo curso el Programa Intensivo de Mejora (PIM) con el objetivo de separar l@s estudiantes que obtengan peores resultados en las materias básicas de aquell@s que obtengan mejores resultados.
Los refuerzos, desdobles y otras múltiples formas de atención a los más rezagados se llevan a la práctica desde hace tiempo. Agrupar a los más rezagados y necesitados de ayuda es la peor fórmula. Me quedo con las palabras de Irene Balaguer (Rosa Sensat) “toda separación comporta estigmatización”. Coincidiré con muchos docentes, familias y estudiantes cuando prefiero la atención individualizada y el refuerzo a la segregación. La ideología más conservadora y chusca está aprovechando el argumento de la crisis, traducido en durísmos recortes contra la educación pública, para imponer un modelo educativo mediocre de corto vuelo pero barato. Un todo a cien para las clases populares. La libertad de enseñanza es para quien se la pueda pagar. Y el fundamento de la libertad es el poder adquisitivo de cada cual.
Tal y como se las gastas el gobierno de CIU estoy convencido de que el MIP terminará degenerando en el grupo de los listos y el grupo de los tontos para todas las asignaturas. ¿Qué familia no vivirá con angustia el paso de su hij@ de un grupo a otro? ¿Qué estudiante no se sentirá definitivamente desterrado del sistema a través de una medida que incide en la peor de las marginaciones, la que se produce día a día en el mismo centro?
No leen, por eso no conocen las conclusiones de estudios e investigaciones nacionales e internacionales. Estos gobiernos sin imaginación alguna han encontrado en el resultadísmo de las evaluaciones estándares la piedra filosofal. Para el gobierno de CIU, como para el de Rajoy, el problema no está en si las medidas que toman resolveran, o no, el fracaso escolar sino en hacer “rentable” económicamente el sistema educativo, es decir que le salga muy barato, muy barato, al estado y el que quiera más -insisto- que se lo pague.
Todo esto los únicos resultados que dan son que los que más saben saben más, y los que menos saben menos. Además el sistema educativo español está lleno de medidas inútiles que han terminado desatando el pánico social. ¿Porque no pensar en reorganizar el tiempo escolar, el currículo, la formación de l@s docentes, la organización escolar? ¿Porque no apostar por un modelo educativo cuyos fundamentos sean la cooperación y la solidaridad?.
Al profesorado lo quieren hacer particpe y mano ejecutora de esta trama segregadora. En sus manos dejan el “sello de calidad” que estamparán en la frente del estudiante con más dificulatdes. Se debería de negar a tamaño despropósito. Hay que tener una mirada más crítica. Tenemos que dotar de sentido social y político la profesión docente. L@s economistas y l@s polític@s de emdio pelo están desplazando del primer plano de la educación a l@s docentes. Como ha escrito el profesor Tedesco, “en este momento se ha perdido el sentido de la profesión docente. Impera el cómo, eficiencia; pero no el porque, sentido. El gobierno de CIU le ofrece al profesorado un caramelo envenenado. Tendréis más horas libres el próximo curso sin la sexta hora, con menos optativas y con la posibilidad de cursar parte del bachillerato a distancia. Y además, aquí el espíritu de trilero del govern, os quitaremos de encima a l@s estudiantes más problemáticos. Los centros sutituirán la convivencia por la paz de los cementerios.
La exlusión va más allá que la explotación. Aceptar esto es una opción ética. El compromiso de vivir juntos está ligado a la diversidad, solidaridad y a la cooperación. La paz de los cemeterios a la exclusión (en caso extremo aniquilación) de la diferencia. La educación tiene que fomentar los valores relacionados con la justicia social y la paz. Cómo organizar la profesión docente en este sentido y formal@s en estos valores son dos retos importantes y prioritarios.
Me parece inmoral que segreguen a l@s estudiantes segun los resultados académicos recibidos. Y me parece una provocación que pretendan utilizar al profesorado, sometido a todo tipo de recortes, para esta tarea tan sucia. El colectivo no debería aceptar entrar en el juego.

Blog de WordPress.com.