DEBEMOS DE PROCURAR ALTERNATIVAS

Las inversiones públicas requieren de políticas públicas y éstas de contenido político sólido y capaz de reconvertir la macropolítica en micropolítica. La izquierda (incluyo a los sindicatos de clase) debe reforzar su discurso social desde una perspectiva atervida que incremente el valor de lo público.
En las políticas públicas es donde se establecen una de las diferencias ideológicas entre izquierda y derecha. Y esta diferencia esta tanto en el gasto social como en la forma de organizar la economía pensando en los sectores de la población más necesitados y desfavorecidos. Cooperación y solidaridad son los elementos fundamentales para la recuperación económica y para sacar de la pobreza a las cientos de miles de familias españolas que están inmersas en ella, y a las que están apunto de ser arrastradas por la riada económica que es la política de recortes masivos del gobierno del PP.

La izquierda debe de armarse de razones y procurar alternativas que sean entendibles por la sociedad, y después creibles. Debe de poner sobre la mesa para el análisis y el debate todas aquellas iniciativas sociales, económicas y educativas que se están desarrollando en diferentes ámbitos de la sociedad, y que nos demuestran que otra forma de organizar la economía, de entender la vida y de compartir la educación es posible.

El movimiento social de izquierda debe tener un discurso claro, preciso y valiente sobre el valor de lo público y unas estrategias de comunicación que lo hagan bueno y valiosos ante la sociedad. Erróneamente estas estrategias, que implican tácticas muy definidas y objetivos muy claros en las relaciones con los medios, han sido las grandes olvidadas en los últimos años por parte de los partidos de izquierda y de los sindicatos de clase que es precisamente cuando se ha ido imponiendo el discurso educativo más conservador hasta marcar la agenda educativa. Los medios de comunicación al igual de la política repudian el vacio.

Los sindiactos de clase, y las asocieciones de padres y madres de alumnos y estudiantiles deberían ser más propositivos. En este sentido es destacable por su rigor y contundencia argumental el libro editado por la FECCOO, “Más y mejor educación para tod@s. la propuesta de CCOO”. Hay que tomar la iniciativa. Las organizaciones de izquierdas llevan años nadando a contra corriente en las aguas embravecidas del discurso educativo más conservador. El desgate es considerable y quedan atrapadas en un día a día que sólo da para soltar alguna que otra patada al aire.

Por contra las organizaciones sindicales, asociaciones de padres y madres y estudiantes deben pensar en discursos más elaborados, con estrategias más dinámicas y políticas de comunicación muy didácticas, y a la vez más elaboradas. La presencia pública a través de los medios de comunicación requiere un discurso educativo con nervio y musculatura, y sobre todo exige mucho valor y mucha paciencia. Porque ya no nos jugamos solo las condiciones laborales y sociales de los profesionales de la educación sino algo más importante y que lo condiciona todo, el modelo de sistema educativo. Y esto nos implica a tod@s. Los sindicatos de clase tiene que ligar el trabajo reivindicativo a un discurso educativo que apueste por lo público y a una finalidad pedagógica cuyo motor es la innovación. Un modelo que potencie las virtudes públicas, la solidaridad y la copperación, como las fuerzas que empujan a la libertad. Un discurso y una acción diameltralmente opuestas a las que se derivan de las políticas educativas del gobierno y que en este momento prevalecen en la agenda informativa de los medios de comunicación.

la escuela pública es el lugar preferente para educar a la ciudadanía porque satisface dos exigencias de integración, una vertical de integración de clases sociales; y la otra de integración horizontal de comunidades culturales y religiosas. Este es un modelo exitoso en el que sea han asentado las democracias más solventes y prósperas, y que la LOMCE dinamita. Aquello que niega la derecha más conservadora:la diversidad y la diferencia.

Debemos procurar alternativas para mantener el valor social, ético y moral de la escuela pública como elemento necesario para vertebrar social, cultural y territorialmente España. Pero la España de todos, no ese país oscuro, clasista y siniestro que se desprende la LOMCE.

Anuncios

¡QUÉ NO NOS CONFUNDAN¡

El presidente del gobierno catalán, Artur Mas, esta inhabilitado socialmente para convocar ninguna cumbre en defensa del sistema educativo catalán. ¿Qué sistema educativo pretende defender aquel en el que la escuela pública quedará reducida a escombros. A una educación para pobres y marginados mientras las clases privilegiadas van a a la escuela conecrtada con dinero público? ¿Qué sistema educativo pretende preservar el que está bajo el contro moral de la iglesia católica más integrista, donde se conciertan centros que separan por sexos y y se convierte a los equipos de dirección en departamentos de recursos humanos? A Mas se le olvida que Wert suspende a pie de aula pero que él después de los duros recortes, pioneros, contra la educación pública también suspendió hace tiempo. Rajoy y Mas han convertido la educación en una pesadilla. Los dos trabajan para la misma empresa: la de los ricos y los poderosos acunados por la iglesia católica más conservadora.

¡Qué no nos confundan¡La LOMCE que es del total agrado de CIU, menos por el tema de la lengua, no es un una reforma que conicierne sólo a los políticos, sino sobre todo a quienes viven cada día, en cada centro educativo, en cada aula las dificultades de desarrollar un trabajo muy compeljo en una situcación cada vez más extrema.

La izquierda política de Cataluña debe dejar muy claro que un frente común de rechazo contra la “ley Wert” sólo es posible si cesan las políticas de recortes económicos y la agresión social contra la escuela pública catalana por parte del gobierno de CIU. La unidad de acción debe tener un coste político y social para el gobierno de Artur Mas, lo demás sería el gratis en el que solo cede una parte: la izquierda política y sindical.

Mañana jueves día 29 de mayo los partidos con representación en el Congreso de los Diputad@ss junto a los sindicatos mayoritarios en la educación y las asociaciones de padres y madres y estudiantes escenifican el rechazo de la gran mayoría social y política contra la LOMCE. La soledad parlamentaria y social de la reforma emprendida a espaldas de tod@s por el PP. El ministro Wert, pretende llegar a acuerdos parciales. La izquierda política y el movimientos social en el que coincide toda la comunidad educativa debe ser exigente y no dejarse confundir por los cantos del peor ministro de educación que ha tenido España. La LOMCE es a la educación lo que la oda de Nerón al incendio de Roma. No cabe acuerdos parciales, sólo cabe forjar una respuesta unitaria para exigir la retirada de la LOMCE. Porque los principios que sostiene la reforma son antidemocráticos y antentan contra los fines más elementales de la educación: enseñar al que no sabe; enseñar al que menos sabes; educar ciudada@s en vez de súbditos y feligreses.

No caben acuerdos parciales porque la LOMCE es una sacudida en el sistema educativo. ¡Qué no nos confundan¡

LA LOMCE ES UN DISPARATE DE LEY

El viernes 17 de mayo, Día Internacional contra la Homofobia, el consejo de ministros que preside Mariano Rajoy aprobó la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad EWducativa (LOMCE). Un proyecto de ley que inicia el camino hacia su aprobación con el rechazo total de la comunidad educativa; la resistencia de la gran mayoría de las comunidades autónomas; el apoyo, mirando hacia otro lado, del Consejo Escolar del Estado -¡vaya papelón el de este organismo-; y el dictamen en contra de como se han hecho las cosas y de algunas pretensiones de gran calado recogidas en la ley del Consejo de Estado. “la ley hasta que no sea abolido Montesquieu de nuevo, es la expresión de la voluntad popular y esa se expresa a través de los votos de la cámara”. El ministro Wert tendrá muchos títulos y hablará muchos idiomas y, seguramente, le cabe todo en la cabeza pero no entiende nada. Y eso es un problema para un ministro y un gobierno. La LOMCE es una ley impuesta por una minoría política, económica y religiosa avalada por el voto minoritario de la sociedad (44%). Veremos qué pasa cuando la LOMCE entre a trámite en el Congreso de l@s Diputad@s, de momento ni un solo partido político con representación en la Cámara ha sido capaz de dar un paso al frente para defender las bondades de la ley.

El gobierno ha sido incapaz de abrir cualquier vía de diálogo con la comunidad educativa. Miente cuando dice que ha negociado. No lo ha hecho ni con la Iglesia Católica. Rouco le ha impuesto directamente las condiciones para la impartición de la catequésis de religión católica y el control religioso sobre la moral y la ética ciudadanas. Esto sólo sucede, entre otros, en países como Irán, Afganistán, Arabia Saudi o en la Rusia del agente secreto Putin, donde la Iglesia Ortodoxa cada vez tiene más peso.

“Se ha conseguido una cohesión social a través de la educación pública, y esto no se puede deshechar”. Palabras contra el sentido de la LOMCE de Miguel Herrero de Miñón a la Cadena SER, miembro del Consejo de Estado. La LOMCE es un disparate, uno de los grandes rotos de “estos sastres chiflados”,Juan José Millás, que gobiernan España y que a base de repetir las mismas mentiras han acabado gobernando desde la irrealidad para una sociedad anterior a la Ilustración que sólo existe en sus cabezas.

Todo ha ido a peor. La LOMCE desde que incia su andadura ha ido perfilandose cada vez como más conservadora y fuera de lugar en el siglo XXI. Quiero destacar algunos aspectos que me han llamado la atención.

Las pretensiones para la financiación de la implantación de la LOMCE son un delirio. Una gran parte de los 408 millones de euros que costará su desarrollo se destinará sobre todo a costear la chapuza de la Formación Profesional Básica, un itinerario con puerta de salida directamente a la calle y los nuevos intinerarios de 3º y 4º de la ESO. Unos itinerarios permeados por la condición social previa de los estudiantes. Desoyendo todas las recomendaciones que sobre inversión educativa ha realizado la Unión Europea (UE) a sus países miembros, el gobierno después de presentar el objetivo presupuestario ante las instituciones comunitarias, 3,9% del PIB para el año 2015, aspira a obtener del Fondo Social Europeo al menos 50% del coste de la LOMCE. Además la ley anticipa dos medidas de ahorro que demuestran el transfondo canalla de la misma. La primera en plantillas. La LOMCE convertirá en estructurales los recortes de docentes y personal de adminsitración y servicios. Seguirán enviando al desempleo a miles de profesores, esto significa “la compactación del Bachillerato” (2.500 profesores a la calle); la oferta pública de empleo se reduce a la mínima expresión; no se cubrirán las jubilaciones; y convivirá el contrato precario junto a un funcioariado cada vez con peores condiciones laborales y profesionales, y con los derechos sociales cautivos de las políticas de empleo del gobeirno. Por otra parte, mucho me temo que el trabajo tan importante que realiza el personal de adminsitración y servicios coge el camino de la privatización con contratas a empresas como EULEN o Sacyr que bajan la calidad de la prestación y precarizan el mercado laboral.

¿Cuál es la segunda medida de ahorro? la segunda medida de ahorro esta relacionada con el número de estudiantes que se mantengan dentro del sistema educativo. Esto es importantantísmo y tiene su fundamento en la eliminación de un plumazo de la educación como derecho y su conversión en un bien, que no está al alcance de todo el mundo. El gobierno le dice a las comunidades autónomas que para aligerar el peso del globo y conseguir que este alcance la altura ideal lo mejor es eliminar lastre. Para conseguir este objetivo, la educación deja de ser un derecho para convertirse en un beneficio sólo para quien se la pueda pagar; se impalantan los itinerarios, es decir la selección temprana; se crea un artificio como la Formación Profesional Básica; se introducen multiples evaluaciones y las reválidas;se impone ranquin de centros para premisar alos que ya se sabe serán los mejores; y se destierra de centros educativos la diversidad de estudiantes, algo que a la derecha española le da auténtico pavor, y ha combatido con todas sus fuerzas.

Ya he hablado de la Iglesia Católica, sólo un apunte más. España tiene firmada la Carta Social Europea así como los acuerdos que se tomaron hace más de una década para la implantación de la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC) ¿Cómo es posible que eliminen cualquier indicio socioeducativo en la ley, supriman la EpC y vuelvan a otorgarle a la catequesis de religión católica la condición de asignatura evaluable cuya calificación cuenta para la nota media académica (becas, acceso a una carrera, etc)? ¿Cómo es posible que el gobierno de un estado aconfesional miembro de la Unión Europea vuelva a otorgar al catolicismo más integrista el control moral y ético de la ciudadanía? Cada vez estamos más cerca de aquellos que exigen la “sharía” o la “Torá” como ley fundamental para regir el detino de las personas.

También sorprende el tratamiento que la ley hace de las lenguas cooficiales. Por el hecho de ser vehiculares en el sistema educativo, y estar reconocidas por la Constitución Española el tratamiento de las lenguas cooficiales no depende de las decisiones del gobierno de España, sino del marco de negociación y acuerdos con las comunidades autónomas con lengua propia. En este escenario el diálogo es fundamental para resolver en acuerdo los conflictos que son moneda corriente en la convivencia entre culturas diferentes. Estimular el diálogo ante los retos políticos y culturales es muy importante para la vida en común. El gobierno del PP haciéndose eco de las opiniones en uso de las minorías políticas más conservadora y de los tópicos antropológicos más reaccionarios construye un discurso sobre “la españolización de Cataluña” que parece extraido de los manuales más delirantes del falangismo franquista. Un discurso que refuerza el patriotismo más extermista tanto de España como de Cataluña. No olvidemos que asi como el gobierno de Rayoy está desangrando a España, el gobierno de Artur Más fue pionero desangrando a Cataluña con sus políticas antisociales envueltas en la “senyera”. El patriotismo es el camino más corto hacia la perversión política.

Cabe destacar que el gobierno del PP prentede descontar a la Generalitat las cantidades que invierta cada año en la escolarización en Cataluña de los/as niños/as que opten por realizar sus estudios en castellano. Para esto ha presupuestado una partida de cinco millones de euros.

La LOMCE es una ley que cifra todo su esfuerzo en separar a los estudiantes en grupos diferenciados y situarlos en distinto rango. Em darle al fundamentalismo católico la manija de la educación ciudadana. Y siguiendo la tradición histórica de la derecha española, en deshacer todo lo hecho anteriormente por cualquier gobierno progresita. La educación es útil para que nada cambie.

LA LOMCE, UN TREN QUE PASARÁ POR EL ANDEN

Las masivas manifestaciones que recorrieron España el jueves día 10 de mayo han forzado la retirada de la LOMCE del Consejo de Ministros del viernes día 11. Se podrían extraer más de una lección de lo que sucede en España en torno la educación.

Me reafirmo en algo que he explicado en foros y tribunas, son los movimientos sociales de amplio espectro los agentes del cambio. Sólo cuando los docentes participan junto con las familias y los estudiantes en movimientos más amplios en favor de la justicia y la igualdad social dentro y fuera de la educación se consiguen éxitos duraderos. La LOMCE más allá de la educación es un asalto a los principios de la igualdad y de la justicia social. Una de las herramientas más importantes del gobierno para cambiar el modelo social actual por uno más desigual y segregador.

La información al servicio del mercado se convierte en publicidad comercial y en propaganda política. La saturación de los sentidos se consigue a través de la sobreinformación. La desinformación y una perplejidad que paraliza son las siguientes fases. El tratamiento que los medios de comunicación realizan sobre el sistema educativo se traduce en un gran ruido mediático y en un absoluto silencio teórico que impide ofrecer a la sociedad los elementos claves de los problemas educativos y sus posibles soluciones. Y el ruido mediático no favorece la lógica del conocimiento. Una vez más la información que en la mayoría de los medios de comunicación se ha publicado sobre las manifestaciones del día 10 de mayo ha mezclado los más vulgares estereotipos antropológicos, los tópicos más recurrentes, las presiones políticas contra la oposición de izquierda, los intereses de grupos empresariales y los de la jerarquía de la iglesia católica más integrista. Sin contar el ajuste de cuentas que determinados medios de comunicación están perpetrando contra el gobierno anterior y contra determiando sector de la sociedad, los más desfavorecidos.

la Comunidad educativa está cansada pero también indignada de que se le imponga una reforma que nadie ha pedido. De que se legisle a espaldas y contra las familias los docentes y los estudiantes. La LOMCE es una imposición del gobierno que se ha encontrado en primer lugar con la resistencia de las comunidades de propio Partido Popular; en segundo lugar, con la oposición de la gran mayoría de la comunidad educativa; y en tercer lugar con el dictamen del Consejeo de Estado y con el recelo del Consejo Escolar del Estado. Si bien la LOCE tuvo el apoyo de determinado sector sindical y asociaciones profesionales, la LOMCE es un proyecto de ley sin apoyos. Ni un solo sindicato del sector ha dado un paso al frente para apoyar tamaño despropósito. Ni un solo partido político con representación en el Congreso de los Diputados ha salido en su defensa. La comunidad educativa parece consciente de que la LOMCE es un tren que pasará por el anden en vez de por la vía atropellando a cientos de miels de niños, niñas y jóvenes.

La LOMCE es una ley que retoma la tradición como pretendida modernidad pasando la ética civil y la moral ciudadana por el tamiz de la religión católica más integrista. Recuperando la asignatura de religión católica con todos sus privilegios y dando carta legal a una opción moral e ideológica como son las escuelas que segregan por sexo. Una declaración abierta sobre la agenda ideológica que maneja el gobierno.

La LOMCE apuesta por un sistema de enseñanza fundamentado en el mercado. Pensado para la producción. Propio de la era industrial. Un modelo educativo que entiende la educación como algo limitado, y la cultura como un lujo sólo para el que se lo puede pagar. Fomenta una noción limitada de las aptitudes y del conocimiento de ahí la jerarquización que hace de las materias del currículo. Existen algunas materias, pocas, las llamadas instrumentales que son necesarias para triunfar en la vida laboral y económica; y otras materias que al no aportar nada al “conocimiento últil” quedan postergadas o sencillamente se eliminan. Si la educación se hubiese centrado exclusivamente en los resultados academicistas, en los exámenes que los miden y en la moral católica históricamente tan represora, la sociedad no hubiese progresado. La LOMCE es una ley inmovilista de las que tanto gusta a la Iglesia Católica y a los grupos de poder para controlar a la ciudadanía. En una época tan motivadora y con el mundo tan al alcance, la LOMCE sorprende por aburrida, por no ser motivadora y por pretender romper con la Ilustración. Con las Luces que tanto sufrimiento y persecución costó a tantas personas durante siglos.

Ahora tenemos la LOMCE, pero seguimos teniendo también cambios pendientes en el sistema educativo. Hoy necesitamos una educación más personalizada que fomente la creatividad, la imaginación, la motivación,la iniciativa y el aprendizaje por descubirmiento. Lo bonito de la educación está en la experiencia, en la busqueda de respuesta. La LOMCE sacrifica este sentido ilustrado y moderno de la educación por el que se deriva de la política de los resultados y del control del conocimeinto, a través de intervencionismo estatal. Pretende educar a los jóvenes de hoy como educaron a sus padres y a sus abuelos.

Los grandes retos del siglo XXI exigen grandes cambios en el modelo educativo. La LOMCE sencillamente nos devuelve a los oscuros tiempos de la Edad Media donde dominaba la Iglesia católica y la jerarquía estaba muy marcada. Caminamos hacia un capitalismo feudal que nos devolverá a una sociedad feudal, si es que los ciudadanos y las ciudadanas no lo impedimos antes. Por todo ello es tan importante otra política educativa.

Blog de WordPress.com.