GITANOS EN EL OLVIDO

Efectivamente “la estupidez se ha institucionalizado”. Lo ha escrito Manuel Rivas en su artículo del sábado en el periódico El País. Cuenta el prestigioso escritor que el gobierno ha prohibido entrar en España a los componentes del grupo Mon Arte Malgré Moi de Túnez, invitados a participar en el encuentro de Teatro Internacional Universitario de Orense. La entrada se les ha negado alegando que “podrían quedar en España de manera irregular”. Son palabras textuales recogidas en el artículo de Rivas. Nada fuera de la norma, por otra parte, para un partido político como el Partido Popular (PP) que cuenta entre sus filas con un alcalde denunciado e imputado por un delito de xenofobia y racismo y cuyo discurso social en torno a la inmigración se ajusta a la perfección al de los partidos de la ultraderecha europea, por ejemplo el Frente Nacional de Le Pen (Francia). Es una vergüenza y un peligro que un gobierno fomente determinado discurso y desarrolle políticas concretas marcadas por la xenofobia, el racismo y el clasismo, porque siempre hay gente dispuesta a ir más allá. La violencia contra minorias, inmigrantes, marginados no surge espontáneamente tiene políticos y políticas que la fomentan interesadamente.

La Unión Europea (UE) consiente estas políticas, cuando no frena el aumento de ultraderechistas en Holanda, Dinamarca, Austria, Francia, España, Grecia…en los parlamentos de los países miembros; como toleró en sus momentos las políticas racistas contra inmigrantes y gitanos encabezadas por los gobiernos de los entonces presidente y primer ministro de Francia e Italia, Sarkozy y Berlusconi. Dos peligrosos populistas que incendiaron con sus discursos xenofobos las calles de sus respectivos países.

Alrededor de ocho millones de europeos viven en condicones de segregación, explotación, ignorancia y y miseria impropias de los países de la UE. Suben a 12 millones si incluimos a los Balcanes y a Turquía. En tiempos de crisis económica y ética flaquea la moral. El racismo y la xenofobia se ceba con las minsorías e inmigrantes. Casi nunca hablamos de ellos, pero los gitanos son la minoría más importante de Europa.

La situación de los gitanos no es desde luego un asunto de los ministerios de interior. La esencia del problema es la exclusión social. La discriminación que en algunos países, Francia e Italia por ejemplo, ha llevado a situaciones sociales explosivas.

Loa objetivos de la UE para el 2020 contra la pobreza, y a favor del empleo y el desarrollo no sirven para nada si no incluye a los gitanos en las cuatros áreas prioritarias: educación, empleo, sanidad y vivienda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: