LA UNIVERSIDAD ESPAÑOLA COMO RETO

La universidad española necesita un marco normativo estable y duradero por lo que cualquier reforma que se pretenda hacer debe abordarse desde el diálogo y el acuerdo entre todas las partes, trabajadores, estudiantes y la sociedad civil. Ante las pretenciones del gobierno, quizás más importante que acometer una nueva ley de reforma universitaria sea reflexionar sobre aquellos ajustes necesarios que precisan hoy la universidad. Creo que los retos más importantes con los que se encuentra hoy la universidad son la finaciación; la carrera docente universitaria; la reorganización de los trabajadores de administración y servicio; preservar la autonomía universitaria y la participación; definir un mapa de titulaciones eficiente; afrontar el necesario cambio metodológico; y mantener y ampliar las políticas socioeducativas para las clase social menos favorecida. Una comisión de experto ha presentado un documento que pretende recoger los problemas más importantes de la universidad española y sus posibles soluciones en un escenario inestable y enturbiado por la política del recorte del gobierno, la amenaza constante contra la autonomía universitaria y las campañas de despretigio contra los funcionarios públicos que han incluido a los trabajadores y trabajadoras de las universidades. Un documento con más oscuros que claros que parece apostar por un modelo de gestión y de financiación que no convece a la mayoría de la comunidad educativa. ¿Qué significa que la universidad debe costearla la sociedad? ¿Y que al rector lo elige la administración educativa? ¿Cóm se artícula dos tipos de acceso a a la profesión docente en la universidad? ¿Esta todo esto en consonancia con la Constitución española. Con la igualdad de oportunidades y con la participación y la democracia en la organización universitaria?

Por otra parte, el alumnado universitario se enfrenta a una Universidad más cara, a un servicio de menor calidad, a una brutal subida de tasas y al encarecimiento del servicio. Así como al recorte en la cuantía de las becas y de otras políticas socioeducativas que van a expulsar del sistema educativo superior a cientos de miles de jóvenes de familias desfavorecidas. Se deja de garantizar la igualdad de oportunidades en el acceso a la Universidad.

Más que una nueva ley se necesita una normativa clara y eficaz que mantega la universidad pública abierta a todas las personas, sin discriminación alguna y respete el principio de igualdad de oportunidades.

Lo ha explicado el rector de la Universidad de Sevilla, en la entrevista concedida a la revista Trabajadores de la Enseñanza, CCOO, número 341 de próxima publicación “Necesitamos, en definitiva, el apoyo de los gobiernos y la confianza de la sociedad en su conjunto. No hay inversión más rentable, social y económica que aquella que se realiza en educación e investigación.” Y continua, “Somos la principal fuente de innovación y emprendimiento social.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: