LA CRISIS DE LA EDUCACIÓN ESTA PASANDO INADVERTIDA

En muchos países del mundo, incluidos los de la “rica” Europa, el sector de la educación está recibiendo una fuerte coacción por parte de la economía. La educación es rehén de los recortes. Los gobiernos neoconservadores han descargado la crisis económica, y sus políticas destructivas, hacia el sector educativo. La cohartada perfecta. La educación se ha convertido en el objeto más deseado por las grandes empresas y las polítcas neoconservadoras, como la del gobierno del Partido Popular en España. La gestión privada del dinero público que se mueve en este sector se ha convertido en un objetivo para las grandes empresas del sector servicios. Por otra parte, las políticas de los gobiernos neoconservadores facilita la presencia, en muchos casos abusiva, de empresas privadas sin tradición alguna en el sector y que entiende la educación como un negocio más al que hay que sacar beneficios. Estas empresas encuentran el apoyo del gobierno a través de los conciertos y además de la permisividad de una legislación, ver la futura LOMCE y otras medidas tomadas ya por el gobierno del PP, que les facilita el cobro directo de cualquier actividad a las personas que optan por la modalidad enseñanza privada concertada o privada. Empresarios finaciados por el gobierno que intimidan económicamente a la ciudadanía. ¿Qué clase de liberalismo es este?

No es una buena señal que la educación caiga en manos de empresas con ánimos de lucro y de políticos que la entiende como una herramienta fundamental para mantener una estructura social con una élite dominante y una mayoría “silenciosa”, tan al gusto del gobierno del PP y de la jerarquía eclesiástica española. Esto es lo que esta sucediendo en España, la LOMCE consolida esta tendencia. Y esto es lo que esta sucediendo en otros muchos países del mundo. Una educación que promueve la rentabilidad frente a una educación que promueve el civismo. El paso siguiente es convertir las escuelas en empresas. Ni los mercados ni la ética empresarial colocan los Derechos Humanos Universales, entre ellos la igualdad, por encima del lucro. Una educación cuyas únicas justificaciones son económicas y que fomenta el individulismo más extermo solo pueda acentuar la indiferencia cívica cuyas proporciones son yan alarmante.

“Ningúns sistema educativo funciona bien si sus beneficios sólo llegan a la élites más adineradas. La distribución del acceso a la educación de calidad es un asunto urgente para todas las democracias modernas”. Martha C. Nussbaum. Es preciso un análisis diferente de la educación, que aborde los problemas del sector como otros de los síntomas de la lamentable degradación cívica. La solución de los problemas de la educación, y de los retos pendientes, depende más de los Derechos Humanos Universales y de los intereses comúnes, que de la competitividad y una responsabilidad reducidas al estricto plano individual.

La comunidad educativa tiene que dedicarle el tiempo necesario a discernir sobre qué debería estar procurando. Porque parece que una crisis está pasando inadvertida, una mucho más perjudicial para el futuro de la democracia: la crisis mundial en el sector de la educación. Frente a la coaación que los ciudadanos y ciudadanas reciben de unos poderes políticos y económicos que han perdido la mesura, y en la desmesura todo vale sin que la moral sea obstáculo, es urgente comprometerse en activiades sociales y educativas críticas que afronten los retos de la educación del siglo XXI y resuelvan los problemas del día a día. Son los movimientos de amplios espectros los agente del cambio. Solo cuando los docentes, las familias, los estudiantes, la sociedad en su conjunto, participan en movimientos sociales más amplios en favor de la justicia y la igualdad sociales dentro y fuera de la educación se consiguen éxitos duraderos. La educación es el último camino hacia la cultura y la democracia.

Anuncios

UN APUNTE SOBRE PRENSA Y EDUCACIÓN. FORMACIÓN INCIAL (II)

La idea sobre la formación de los docentes que tiene la consejera de Educación del gobierno regional de Madrid encaja con el modelo de enseñanza memorístico descartado por todos los paises desarrollados, que propugna el borrador de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad de la Educación (LOMCE). El gobierno regional del PP filtra unos datos parciales de un informe que nadie conoce y del que la prensa más conservadora y, porque no decirlo,también la más descerebrada se hace eco con unos titulares de escándalo que supone un nuevo ataque del gobierno de la Comunidad de Madrid contra la profesionalidad de los docentes en unos momentos en los que se encuentran duramente acosados por los recortes salariales, las subidas de la ratios, el aumento de horas de trabajos y la supresión de recursos de apoyos tanto materiales como humanos.

La enseñanza pública es el sector más castigo, junto a la sanidad, por los recortes del gobierno del Partido Popular (PP), que ha hecho suya la política educativa del gobierno regional de la Comunidad de Madrid. Los docentes reciben elogios y discursos cursiles que exaltan su abnegada profesión adornados con leyes vacías sobre “la autoridad del profesorado” cuyos contenidos represivos son un insulto para el buen docente, pero además está recibiendo del gobierno del Partido Popular salarios que se ven con lupa y ofensas permanentes sobre su profesionalidad y su dignidad como colectivo.

La docencia se encuentra ante una paradoja. Por un lado son muchas las investigaciones que nos indican como la calidad de la educación depende mucho de la calidad de los docentes. Por otro lado, se toman decisiones políticas, se aplican medidas y se hacen manifestaciones públicas desde la administración educativa que provocan la precariedad laboral, desmoralizan al colectivo -intensificando el corporativismo- y debilitan los saberes profesionales. Se esta produciendo una proletarización acelerada de la profesión docente.

Los debates sin rigor terminan en decisiones sin rigor. Las ocurrencias inundan el sistema educativo español. Reconstruir la profesión docente desde la formación inicial es un reto muy importante. Primero tendríamos que asegurarnos que a la carrera ingresarán los mejores alumnos y alumnas. Que en la profesión docente ingresen candidatos bien preparados en aquellos conocimientos que necesitarán para desarrollar una tarea de futuro como la docencia.

El reto más importante está en responder qué profesionalidad docente necesita la sociedad del conocimiento. Escribe el sociólogo Juan Carlos Tedesco que “la docencia debe ser una de las pocas profesiones, tal vez la única, donde existe una distancia tan significativa entre los contenidos de la formación y las exigencias para el desempeño”.

los docentes deben reivindicar el control de su trabajo y hacerlo desde una perspectiva innovadora, “el docente sería un agente clave en los procesos de construcción de una sociedad más justa, libre y democrática. Para cumplir esta función social que los transciende deben estar en condiciones de ejercer un control colectivo sobre el sentido, los objetivos y contenidos de su trabajo. En sentido estricto no serían funcionarios, sino intelectuales capaces se cooperar en la distribución de ese capital estrátegico en las sociedades contemporáneas, que es el conocimiento y la cultura de las nuevas generaciones.”

El modelo profesional del gobierno regional de la Comunidad de Madrid, que tanto gusta al gobierno español y a su ministro de Educación, es el del docente como contenedor de conocimiento memorístico que transmite al alumnado, sobre el que ejerce una labor de control de conocimientos y aptitudes y una represión de actitudes.

Para el gobierno del PP se trata de formar una élite dirigente y autosuficiente y una mayoría silenciosa y dócil que tanto han reivindicado Rajoy, Cospedal o Esperanza Aguirre ante los movimiento sociales como el 15M. Para esto el gobierno del PP necesita que el docente sea el bastón que golpee en la instrucción de los niños, las niñas y los jóvenes.

EL PROFESORADO: ENTRE EL OLVIDO Y LA MERMA DE PROFESIONALIDAD

“Por lo arriesgado de sus funciones, el profesorado merece apoyo y reconocimiento en el ejercicio de su tarea, más en momentos de cambio social e incertidumbre. Debe tener un compromiso claro con sus alumnos, su centro y la educación misma, y una actitud cooperativa con las familias y la comunidad. Las actuales condiciones y propuestas legislativas derivan competencias a otros agentes, expropiando aspectos centrales de su labor. por ello es esencial, precisamente en tiempos de crisis, un esfuerzo cuantitativo y cualitativo en su formación.” Foro de Sevilla. Manifiesto. Por otra política educativa. Ediciones Morata. Madrid 2013.

UN APUNTE SOBRE LA PRENSA Y LA EDUCACIÓN (I)

Esto es un breve apunte de urgencia. Unas palabras escritas por no dejar de pasar sin comentar la noticia de la que se han hecho eco la mayoría de los medios de comunicación nacionales sobre la cantidad de conocimiento, no es otra cosa, que es capaz de acumular y recordar un docente. Sustancialmente la información periodística nos cuenta que el 86% de los aspirantes a una plaza docente en Madrid no paso la prueba de conocimientos. El test incluía preguntas que debe responder un alumno de 12 año. El títular no deja lugar a dudas “Maestros suspensos en primaria”. El tema lo ha puesto sobre la mesa una de las consejeras de Educación con menos conocimientos educativos y capacidad política del territorio español: Lucía Figar consejera de Educación de la Comunidad de Madrid. Por su parte, la prensa pretende lanzar, con cierta frivolida, un debate sobre la formación inicial del profesorado a raíz de las declaraciones de una consejera carantes de rigor, repletas de desconocimiento y cargadas de malas intenciones. Al Partido Popular en el borrador de anteproyecto LOMCE no le ha debido parecer oportuno mencionar ni una sola vez la formación de los docentes. Será que se la piensa ofertar desde alguna empresa multinacional.

La comunidada educativa debe reflexionar muy seriamente sobre la responsabilidad y el compromiso de los medios de comunicación con el sistema educativo. El tratamiento de las noticias, como las que hace mención en estos días a la formación de los docentes, tiene como resultado inmediato un ruido mediático que impide ofrecer a la sociedad los elementos y las claves de los problemas educativos. “Cualquier tema fundamental que se aborde desde los medios requiere un tratamiento informativo que haga posible la formación de opinión y, por otro lado, facilitar como tribuna privilegiada, la participación y la discusión amplia de los sectores que más tienen que decir sobre la cuestión tratada” (Joaquin Prat, catedrático de Histroia. Universidad de Barcelona). En este caso que tratamos la noticia tiene su orígen en una consejería que desmanteló hace ya tiempo la red pública de centros de formación del profesorado, y que aplica a sus estudiantes de enseñanza obligatoria una prueba externa, estándar, puesta en duda por la gran mayoría de los expertos y de la comunidad educativa por su falta de rigor, su inutilidad pedagógica y por su intencionado mal uso.

El rigor y la reflexión sosegada no están reñidos con el estilo periodístico. En la sociedad de la comunicación y de la información se da la paradoja de que el tratamiento periodístico de los problemas y grandes retos del sistema educativo no favorece la lógica del conocimiento.

los retos de las relaciones entre los medios de comunicación, la comunidad educativa y el sistema educativo son muchos e importantes, pero a la vista de la noticia sobre la formación de los docentes destacarían por su relevancia las fuentes y la contextualización de la información.

LA EXCELENCIA MORAL ES LA QUE MÁS VALE.

El martes día 12 de marzo el periódico El País dedicaba las páginas centrales “Vida y Artes” “Mamá, ¿qué son las preferentes?, a la educación financiera materia que el Reino Unido acaba de incluir en el currículo académico. El argumento parece de sentido común, según El País, “el descalabro económico de millones de afectados por la crisis impulsa la implantación de la educación finaciera”. En España ya hay un proyecto piloto sobre el tema. En el año 2010 el Banco de Españal, La Comisión Nacional del Mercado de Valores y el Ministerio de Educación pusieron en marcha un plan piloto para impartir contenidos financieros a los alumnos y alumnas de tercero y cuarto de la ESO en 30 institutos. En el año 2013 son ya más de 400 centros con 20.000 jóvenes implicados los que empiezan a recibir formación finaciera.

En la propuesta de borrador de Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) el gobierno del Partido Popular (PP) elimina la Educación para la Ciudadanía (EpC) e introduce la Educación para Emprendedores y Catequesis de religión católica. En el curriculo pierde peso las asignaturas de Humanidades. mientras que las asignaturas de Ciencia se imparten con una metodología decimónónica que no despiertan ni motivan el interes de los niñas, las niñas y los jóvenes. Un curriculo que entiende la cultura como algo limitado a determinadas aptitudes estándares, evaluadas también de forma estandarizada. Aptitudes que están en consonancia con una jerarquía de valores que fomenta la competitividad entendida como el individualismo más feroz; y con la jerarquía de algunas asignaturas (pocas) que se consideran necesarias para triunfar en la vida laboral y en la economía.

Estas propuestas vienen de gobiernos conservadores y neoconservadores que entiende la educación como un puntal fundamental para fomentar el individualismo, a un “cowboy” solitario y desocializado, en una sociedad gobernada por las leyes del mercado. La igualdad de oportunidad se corresponde con la cuenta corriente. Precisamente ni hoy ni en un futuro necesitamos individuos desocializados pero instruidos en finanzas para que puedan luchar en la selva social que pretenden los neoconservadores, sino ciudadanos y ciudadanas conscientes del mundo que los rodea, críticos y responsables, que no se dejen engañar ni manipular y que entiendan que en la solidaridad y en la cooperación está el futuro.

Necesitamos un sistema educativo más personalizado que fomente la creatividad, la imaginación, la motivación, la iniciativa y el aprendizaje por descubrimiento. Y no la reforma que nos ofrece el gobierno del PP y los ideologos neoconservadores. ¿Cómo se entiende que los mismos políticos y economistas que nos han llevado de cabeza a la crisis propongan una educación finaciera para los jóvenes? ¿De qué están hablando?.
Si lo que nos preocupa es la salud democrática no hay que perder el sentido de la educación. En este momento debe formar a los niños, niñas y jóvenes para vivir de otra manera. Como ha escrito en un artículo en El País el filósofo irani Ramin Jahanbegloo, “la excelencia es el resultado de hacer las cosas con nobleza y originalidad”. Toda educación que no tenga un sentido integral,sea inclusiva, y forme ciudadanos y ciudadanas arruina la vida civil, o sencillamente, impiden la vida humana. Como ha escrito el profesor Aurelio Arteta, “la excelencia moral es la que más vale porque,sin ella, las demás excelencias valen menos”.

LA UNIVERSIDAD ESPAÑOLA COMO RETO

La universidad española necesita un marco normativo estable y duradero por lo que cualquier reforma que se pretenda hacer debe abordarse desde el diálogo y el acuerdo entre todas las partes, trabajadores, estudiantes y la sociedad civil. Ante las pretenciones del gobierno, quizás más importante que acometer una nueva ley de reforma universitaria sea reflexionar sobre aquellos ajustes necesarios que precisan hoy la universidad. Creo que los retos más importantes con los que se encuentra hoy la universidad son la finaciación; la carrera docente universitaria; la reorganización de los trabajadores de administración y servicio; preservar la autonomía universitaria y la participación; definir un mapa de titulaciones eficiente; afrontar el necesario cambio metodológico; y mantener y ampliar las políticas socioeducativas para las clase social menos favorecida. Una comisión de experto ha presentado un documento que pretende recoger los problemas más importantes de la universidad española y sus posibles soluciones en un escenario inestable y enturbiado por la política del recorte del gobierno, la amenaza constante contra la autonomía universitaria y las campañas de despretigio contra los funcionarios públicos que han incluido a los trabajadores y trabajadoras de las universidades. Un documento con más oscuros que claros que parece apostar por un modelo de gestión y de financiación que no convece a la mayoría de la comunidad educativa. ¿Qué significa que la universidad debe costearla la sociedad? ¿Y que al rector lo elige la administración educativa? ¿Cóm se artícula dos tipos de acceso a a la profesión docente en la universidad? ¿Esta todo esto en consonancia con la Constitución española. Con la igualdad de oportunidades y con la participación y la democracia en la organización universitaria?

Por otra parte, el alumnado universitario se enfrenta a una Universidad más cara, a un servicio de menor calidad, a una brutal subida de tasas y al encarecimiento del servicio. Así como al recorte en la cuantía de las becas y de otras políticas socioeducativas que van a expulsar del sistema educativo superior a cientos de miles de jóvenes de familias desfavorecidas. Se deja de garantizar la igualdad de oportunidades en el acceso a la Universidad.

Más que una nueva ley se necesita una normativa clara y eficaz que mantega la universidad pública abierta a todas las personas, sin discriminación alguna y respete el principio de igualdad de oportunidades.

Lo ha explicado el rector de la Universidad de Sevilla, en la entrevista concedida a la revista Trabajadores de la Enseñanza, CCOO, número 341 de próxima publicación “Necesitamos, en definitiva, el apoyo de los gobiernos y la confianza de la sociedad en su conjunto. No hay inversión más rentable, social y económica que aquella que se realiza en educación e investigación.” Y continua, “Somos la principal fuente de innovación y emprendimiento social.”

EL GOBIERNO CONTRA LA OPINIÓN PÚBLICA

El último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), correspondiente al mes de febrero indica que el 62,4% de los españoles ve poco o nada motivado al profesorado, una actitud que achaca especialmente a los recortes emprendido por el gobierno del PP. Este dato viene a dar la razón al rechazo de una amplia mayoría de la población ante las reformas emprendidas desde el gobierno y contra el borrador de de Ley Orgánica de Mejora de la Calidad de la Educación (LOMCE). El paquete de medidas que lleva aplicando desde hace tiempo el gobierno y la reforma que promueve la LOMCE no es lo que la comunidad eduactiva ni la sociedad española demanadan en este momento. Los españoles parecen identificar mejor que el ministro de Educación los problemas más acuciantes que tiene el sistema educativo, así como sus posible soluciones, que desde luego no pasan por los imnumerables recortes aplicados a un sector tan importante para el futuro del país.

Son muy significativas otras conclusiones derivadas de la encuesta del CIS. La buena valoración que hace la sociedad de la profesión docente, se situa entre “muy bien y “bien” para el 38,7% de los encuestados. También hay que destacar que el 22,3% de los encuestados consideran que lo más importante es dotar a los docentes de más recursos materiales y técnicos, mientras que un 18,7% considera más importante reforzar la autoridad del profesorado. Otros datos reveladores sobre lo que opina la ciudadanía son la gran responsabilidad que supone la profesión docente; la sólida formación que se require; y el importante papel que en la Enseñanza Obligatoria, y la Educación Infantil, tiene el docente como mediador, comunicador y orientador en el desarrollo personal del niño y del jóven, así como en la preparación para acceder y desenvolverse en el mundo laboral.

La opinión de los españoles es diametralmente opuesta a las políticas educativas, incluidas las de personal, que esta ejecutando el gobierno. La soledad, y el aislamiento del ministro Wert se hace notar cada vez más. Sencillamente no es creible.

Sumando a esta ola de descontento y disconformidad, el Informe 2012 del Defensor del Pueblo destaca que los recortes y restricciones presupuestarias están afectando negativamente a las estructuras y a los servicos educativos, reclamando una racionalización de los criteriso para el gasto público educativo. El Informe recomienda que la futura LOMCE debe sostenerse sobre un amplio acuerdo; y que además debe dotarse de unas previsiones y medidas de financiación adecuadas que garanticen su implantación y desarrollo posterior.

La semana ha terminado con un estudio hecho público por la Federación de Enseñanza de CCOO (FECCOO) que, entre otras conclusiones, destaca como la enseñanza española ha perdido en los últimos tres años más de 61.000 docentes con el efecto negativo que este recorte tiene para la calidad del sistema educativo y para el éxito esolar y la formación integral, de todos los niños y todas la niñas y los jóvenes, que en último caso son los dos grandes objetivos de la educación.

Las deficiencias del sistema educativo español que se comprueban en los bajos niveles de logro del alumnado son endémicas, y esta situación se ha mantenido con gobiernos de distinto signo político. El denominado fracaso escolar se ha convertido casi en una seña de identidad de nuestro sistema en relación con el de otros países desarrollados de la Unión Europea (EU). Quizás el fenómeno más destacado de la universalización de la educación y la amplia atención a la diversidad que ésta ha demandado. Su permanenecia desde los años setenta demuestra que aún no hemos sabido afrontar con garantías el reto de la atención a la diversidad, pero los recortes que desde hace un año viene aplicando el gobierno al sistema educativo está empeorando la situación. A estos recortes se suma el proyecto de LOMCE que no es sino la espada que cortará el nudo gordiano en vez de deshacerlo desde la evidencia y con la razón. Un borrador de proyecto extremadamente conservador, encharcado por el catolicismo integrista, y por el economicismo neoconservador. Que nadie quiere y sólo unos pocos, muy pocos, han exigido.

Blog de WordPress.com.