DOS HISTORIAS SOBRE EDUCACIÓN.

“La Educación”
“En las cercanías de la Universidad de Stanford, pude conocer otra universidad, más chiquita, que dicta cursos de obediencia. los alumnos, perros de todas las razas, colores y tamaños, aprenden a no ser perros. Cuando ladran, la profesora los castiga apretándoles el hocico con el puño y pegando un doloroso tirón al collar de pinchos de acero. Cuando callan, la profesora les recompensa el silencio con golosinas. Así se enseña el olvido de ladrar”. Eduardo Galeano. “Patas arribas. la escuela del mundo al revés”.

“La naturaleza de la educación”
Debido a su naturaleza la educación es una actividad lenta. Los procesos educativos son lentos para que los aprendizajes formen parte de un recorrido que pasa por una multiplicidad de estadios y momentos. Aprendizajes diversos, como aprender a leer y escribir, aprender un oficio o aprender a relacionarse con el resto de la humanidad…son ejemplos de los concimientos diversos que hacemos a lo largo de la vida y que precisan de estos períodos prolongados para consiolidarse y , de esta manera, profundizar en ellos.”Joan Doménech. “Elogio de la educación lenta”

Una noticia me ha llamdo la atención en estos días, el gobierno regional de la Comunidad de Madrid (CM) evaluará a los niños y niñas de Educacaión Infantil. Después de tantos años, y habiéndo sido el modelo educativo elegido por el gobierno del PP para extenderlo al resto de España, ya sabemos cómo funcionan y cómo se las gastan los goberantes madrileños.

la educación Infantil sigue siendo la malquerida del sistema educativo. Las leyes la han tratado con mejor o peor suerte pero ninguna ha colmado las aspiraciones de la mayoría de la comunidad educativa: una etapa única de 0 a 6 años, pública y de calidad. Partida por el eje, el 0-3 años es una etapa asistencial invadida por el sector privado, en general de mala calidad. Por su parte, la etapa de 3 a 6 años se considera como una “preprimaria” donde ya se empieza a inculcar a los niños y las niñas algunas de las aptitudes carcelarias que irán desarrollando posteriormente, sobre todo, “el olvido de ladrar”.

Más, antes y más rápido no son sinónimos de mejor. Tenemos la necesidad urgente de desacelerar la educación. Y empenzando por la Educación Infantil que por fin sea un juego de niños y de niñas donde convivan y crezcan felices sin el temor a que ningún burocráta, descerebrado, convierta su educación en la continuación de una guerra por otros medios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: