Es una cuestión de principios, no de números

La Junta de Andalucía retira el concierto a los colegios que segregan por sexo. Ya ha notificado a los 12 centros que segregan que se les niega la renovación del concierto educativo. Tanto la Ley Orgánica de Educación (LOE) en vigor, como la última sentencia del Tribunal Supremo sobre este asunto avalan la decisión del Gobierno andaluz.
No existe ninguna investigación ni consenso científico en torno a las bondades pedagógicas que supuestamente se derivan de la segregación escolar de niños y niñas. “La revista “Science” publicó a finales de 2011 el artículo “La seudociencia de la escolarización por sexos”, en el que se señalaban –como también ha hecho la OCDE- la inconsistencia de los trabajos que muestran mejoras académicas en las escuelas separadas”. (“El País” 13/02/2013). No hay motivos pedagógicos.
La elección de una escuela segregada es una decisión muy personal fundamentada en unas creencias y una moral religiosas integristas, que cada cual debe pagar de su bolsillo. Pretender que la gran mayoría de la sociedad pague a través de la hacienda pública la escolarización altamente ideologizada de una minoría es una inmoralidad y un acto de autoritarismo. El anteproyecto de la LOMCE planea blindar los conciertos para los centros que segregan por sexo. Para el reaccionario Gobierno de España y para el torpe ministro de Educación no es un problema de números, en España son pocos los centros que segregan por sexo y están concertados, es una cuestión de principios que atañe a la agenda ideológica del sector más reaccionario de la Iglesia Católica española.
Separar a los niños de las niñas es impedir que convivan, se entremezclen y alteren los roles asignados, según el sexo, por los gobernantes políticos y religiosos más reaccionarios. Cada cual a lo suyo. La Comunidad de Madrid, emblema y referente de las políticas educativas más conservadoras subvenciona una oferta de Formación Profesional diferenciada por sexos que imparten cinco centros que segregan por sexo. La mayoría de estos centros pertenecen a sextas religiosas extremadamente conservadoras como el Opus Dei y los Legionarios de Cristo.
Hombres y mujeres deben educarse juntos desde los primeros años. La coeducación tiene que ver con la igualdad y con la justicia social. Con la Declaración de los Derechos Universales. Con la Democracia. Con la educación de ciudadanos y ciudadanas responsables y solidarios.
La Junta de Andalucía ha obrado de ley y por derecho, asumiendo una responsabilidad ética contra la tiranía de las minorías que pretenden imponernos, mediante el pago a coste, creencias religiosas y actitudes sociales. Esto es una cuestión de principios, no de números.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: