Rossell nunca leyó a Benedetti

El discurso de Juan Rossel tensa las políticas de recortes del PP. Siempre pide más. Para el presidente de la CEOE, el fundamento de la competitividad no es más inversión en formación e investigación, sino más explotación: sueldos bajos y trabajos precarios sin derechos sociales algunos y despido libre sin coste para el empresario. Total para terminar como Díaz Ferrán, robando.
Los jóvenes españoles encabezan en la Unión Europea (UE) las listas del abandono escolar temprano y del paro juvenil. También la de los trabajos más precarios, los sueldos más miserables y la de menos cobertura social. La mayoría de los jóvenes empiezan a quedar fuera de la protección social, a su suerte, dependientes de la beneficencia. Lo más grave de todo es la apatía del gobierno. Su falta de reacción. ¡Ni un plan de choque!
Las políticas del gobierno del Partido Popular, con el anteproyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad de la Enseñanza (LOMCE), están marginado a los protagonistas del cambio, los jóvenes. “Al condenarlos a una vida sin futuro le hemos amputado también de todas las instancias naturales de la renovación social”, señaló Fernando Vallespin en un artículo titulado “¡Parados!” publicado en El País el 1 de febrero pasado. Un 73% de los jóvenes consideran que acabarán teniendo a lo largo de su vida una situación económica peor que la de sus padres. Muchos jóvenes enfocan el futuro mirando al pasado. Durante las manifestaciones estudiantiles en Francia (2011), una joven alzaba el cartel en el que se leía “¡Queremos vivir como nuestros padres!”. El estado de opinión, unido a los datos y al fin último de la protesta, crea un panorama alarmante, en una sociedad que se desangraba por la peor herida, una juventud totalmente hipotecada.
¿Cómo van a mirar al futuro si las políticas del gobierno les ha achicado el espacio de una manera brutal? O les ha abierto las puertas a la emigración, o les ofrece como modelo económico Eurovegas, y como vida salarial saltar de un minijob a otro.
Volvemos a los jóvenes desconfiados, insolidarios y desalmados. Una generación marcada que observa cómo los mismos que les someten a una vida indigna y llena de penurias se enriquecen de forma corrupta, amparados por leyes que protegen la corrupción. ¡Todo un espectáculo!
¡Que los jóvenes se indignen! ¡Que pierdan el miedo a la acción! ¡Que entiendan que van a por ellos y ellas! ¡Que se organicen en movimientos sociales de amplio espectro y que exijan y reivindiquen, no vivir como sus padres, sino un futuro mejor en un contexto diferente! ¡Que la frustración se convierta en rabia y ésta en indignación para pasar a la acción directa! ¡Que la juventud entienda que el voto no es neutro, que cuando se vota siempre pasa algo! ¡Que la democracia formal es cavidad hueca sin la participación ciudadano! ¡Que aprendan a ser ciudadanos libres, solidarios y críticos a pesar de la pesadilla de Wert! ¡Que se organicen para tirar al pilón a tipos como Wert y Rossell, porque les están robando el futuro y encima no tienen el pudor de ocultar sus intenciones!
Escribió Mario Benedetti: “Acá hay tres clases de gente, la que se mata trabajando, la que debería trabajar y la que tendría que matarse”. Querido Mario, también están los que nunca te han leído, un cuarto tipo de gente peligrosa y atravesada cuando habla y cuando actuan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: