DOS HISTORIAS SOBRE EDUCACIÓN.

“La Educación”
“En las cercanías de la Universidad de Stanford, pude conocer otra universidad, más chiquita, que dicta cursos de obediencia. los alumnos, perros de todas las razas, colores y tamaños, aprenden a no ser perros. Cuando ladran, la profesora los castiga apretándoles el hocico con el puño y pegando un doloroso tirón al collar de pinchos de acero. Cuando callan, la profesora les recompensa el silencio con golosinas. Así se enseña el olvido de ladrar”. Eduardo Galeano. “Patas arribas. la escuela del mundo al revés”.

“La naturaleza de la educación”
Debido a su naturaleza la educación es una actividad lenta. Los procesos educativos son lentos para que los aprendizajes formen parte de un recorrido que pasa por una multiplicidad de estadios y momentos. Aprendizajes diversos, como aprender a leer y escribir, aprender un oficio o aprender a relacionarse con el resto de la humanidad…son ejemplos de los concimientos diversos que hacemos a lo largo de la vida y que precisan de estos períodos prolongados para consiolidarse y , de esta manera, profundizar en ellos.”Joan Doménech. “Elogio de la educación lenta”

Una noticia me ha llamdo la atención en estos días, el gobierno regional de la Comunidad de Madrid (CM) evaluará a los niños y niñas de Educacaión Infantil. Después de tantos años, y habiéndo sido el modelo educativo elegido por el gobierno del PP para extenderlo al resto de España, ya sabemos cómo funcionan y cómo se las gastan los goberantes madrileños.

la educación Infantil sigue siendo la malquerida del sistema educativo. Las leyes la han tratado con mejor o peor suerte pero ninguna ha colmado las aspiraciones de la mayoría de la comunidad educativa: una etapa única de 0 a 6 años, pública y de calidad. Partida por el eje, el 0-3 años es una etapa asistencial invadida por el sector privado, en general de mala calidad. Por su parte, la etapa de 3 a 6 años se considera como una “preprimaria” donde ya se empieza a inculcar a los niños y las niñas algunas de las aptitudes carcelarias que irán desarrollando posteriormente, sobre todo, “el olvido de ladrar”.

Más, antes y más rápido no son sinónimos de mejor. Tenemos la necesidad urgente de desacelerar la educación. Y empenzando por la Educación Infantil que por fin sea un juego de niños y de niñas donde convivan y crezcan felices sin el temor a que ningún burocráta, descerebrado, convierta su educación en la continuación de una guerra por otros medios.

Anuncios

¿DE DÓNDE VIENE LA LOMCE?

El borrador de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad de la Educación (LOMCE) parace caida del cielo. El ministro Wert es el encargado de defender cada vuelta de cuerca que se le da al borrador, con el desparpajo de soldado de fortuna que le caracteriza y la sutiliza del que utiliza una motosierra para podar un rosal. Pero ¿de dónde viene la LOMCE? El ministerio de Educación se ha convertido en una máquina de triturar cargos, relevo y medio completo de toda la cúpula ministerial, excepto Wert y Gomendio, en menos de dos años. No se conoce equipo. La Ley General de Educación (LGE), la LODE, la LOGSE, la LOCE la LOE todas tuvieron autoría e incluso padres y madres, gente que les ponía cara y argumentos a la ley, nos gustará más o menos el contenido de la misma. la LOMCE es una ley impersonal. Llena de costurones. Sin alma. Transmite la misma sensación que cuando, por ejemplo, llamas para resolver algún problema a cualquier servicio público o privado y te chocas de frente con un contestador que con suerte da paso a una voz anónima que te hace sertir mal por llamar: ¡nada¡.
Nadie sabe exactamente qué aprobo en su día el Consejo de Ministro, desde luego no un borrador de ley. El contenido de la ley, las estrategías de comunicación con la sociedad en general y con la comunidad educativa en particular, la manera de utilizar las instituciones que han de dictaminar sobre la misma y las evidencias de que las propuestas que recoge el borrador de ley conducen a ninguna parte refleja un trabajo chapucero que tiene el rechazo de la totalidad de la comunidad educativa, incluidos muchos/as votantes y gobiernos de las comunidades autónomas gobernadas por el propio Partido Popular. Por una razón u otra, y por muchos motivos, la futura ley está pensada para una minoría, lo que convierte la política educativa del PP en clientelar.
la última reforma del borrador pretende que la FP obligatoria no sea una vía muerta.En el contexto del borrador de ley y en el pensamiento de Wert y sus hacedores, esto no tiene arreglo. La reforma adelanta a los 14 años la elección entre Bachillerato y FP. También la vía para los alumnos y alumnas más rezagados con 13 años. Un sistema rígido que condenará a cientos de miles de jóvenes a la precariedad laboral y a una vida sin futuro, alejada de cualquier posibilidad de retomar los estudios. Decidir a los 14 años que un joven sirve para una cosa y no para otra significa que el gobenante tiene un sentido clasista, segregador e indecente de la condición humana y de la sociedad. Es un gobierno instalado en la inmoralidad.
Para Wert, como para esperanza Aguirre, la Formación Profesional es la vía para “los malos estudiantes”. Ya lo dijo hace dos años la presidenta de Madrid en la inauguración del curso académico en la capital madrileña, “todo el mundo sabe que a la FP van los malos estudiantes”. Por esto la FP Básica y el modelo de FP por el que apuesta el gobierno del PP es una vía muerta, porque está pensada para que así sea.
El borrador de la LOMCE segrega a los/as niños/as y jóvenes desde una edad temprana, al introducir unos itinerarios permeados por la condición social; introduce la discriminación social entre centros y en el centro; aumenta las pruebas de selección; eleva la catequesis de religión católica a la categoría de asignatura. Distancia a las familias de los colegios; favorece a los empresarios del sector privado; legaliza la condición ideológica más conservadora de los centros que segregan por sexo; invade las competencias auónómicas, y quiebra el consenso político y territorial en torno a la educación.
Es un proyecto neoliberal y antidemocrático. Que convierte la educación en un medio para la exclusión y la desintegración social. La educación ya no es un factor de movilidad social ni de progreso.
No sabemos de dónde viene la lomce, pero sí sabemos de quiénes. De la España más reaccionaria y clasista, menos ilustrada y más clerical, fundida con el “nuevo” pensamiento neoconservador que todo lo centra en la fórmula de mercado más injusta, y que ha llevado a la ruina,conscientemente, a millones de familias para el enriqueciemiento de unos pocos. España se abré al futuro con la sangría de talentos que provocará la LOMCE. ¡Todo un lujo¡. Este gobierno es un especialista en el despelfirraro. Cree interesadamente que una sociedad competitiva se fundamenta en la explotación de las personas. También por eso la FP es una vía muerta.

LA NECESIDAD DE UNA REFLEXIÓN COLECTIVA

Hoy tener empleo no significa salir de la pobreza. Así están las cosas. En las crisis lo relevante no son las cifras sino las personas que la padecen, y éstas se han quedado fuera de las políticas de Estado. Sinceramente pienso, después de seguir el debate sobre el Estado de la Nación que el gobierno y gran parte de la oposición le han perdido el respeto a los ciudadanos y a las ciudadanas. A los/as desahuciados/as, a los que no tienen y no pueden pagar la sanidad, la educación, la justicia, la dependencia. A los pobres, a los que sufren. Un gobierno que no es capaz de responder a los más necesitados es un gobierno instalado en la inmoralidad.
Y no han terminado los recortes en el empleo ni de los derechos. Ni en la peor pesadilla habíamos soñado con un país de 6 millones de parados/as, más de 1.800.000 hogares sin nada que llevarse a la boca, y unos índices de pobreza infantil por encima del 25%, según el último informe de UNICEF. No hay salida en una austeridad producto de la política de motosierra. Estamos viendo que la crisis es la cohartada perefecta para imponer una agenda ideológica extremista en lo económico y aún más , si cabe, en lo social y cultural. Las políticas de recorte para reducir el déficit y la deuda pública está enriqueciendo a los ricos y empobreciendo a los pobres. No hay evidencia alguna de que esta política de austeridad sea la necesaria para salir de la crisis. Al contrario, esta causando estragos. En el último año se han destruido más de 900.000 puestos de trabajo, consecuencia directa de la reforma del mercado laboral del gobierno. Por otra parte, el PIB ha bajado 1% producto de las reformas económicas.
la crisis está consolidando un modelo económico manejado por determinadas élites, en el que desaparecen el derecho al trabajo y el derecho del trabajo. Y sobre todo subyace una visión reduccionista de la democracia. “La nueva economía” es un ataque directo contra el pacto social y la democracia partcipativa. Es un intento de poner bridas a la política, que incluye la neutralización de quienes puedan ofrecer una línea de resistencia a la misma. De ahí los durísimos ataques contra los sindicatos de clase CCOO y UGT, contra las llamadas “mareas” (verde, blanca, negras, etc); contra algunos y algunas de los actores que durante la última entrega de los premios Goyas de cine se atreverieron a levantar su voz por los que sufren y padecen la injusticia alevosa del gobierno. De ahi el mensaje claro y preciso a la sociedad: ¡cállate¡, sino el gobierno brazo armado de los poderosos saldrá a callarte, ¡y entonces verás¡.
La presión que ejerce la movilización social sostenida es muy importante para preservar los derechos y reivindicar un mundo mejor para todos y todas. La ciudadanía tiene que romper la barrera de la democracia formal, vota cada cuatro años y vete a casa, y confrontar con el gobierno para que sea consciente de que no va a permanecer en el papel de “mayoria silenciosa”. Los contrapesos son fundamentales en la política si queremos que la sociedad progrese hacia un futuro mejor. Y esto sólo se consigue desde movimientos sociales de amplio espectro, bien organizados y que tengan realmente claro lo que está en juego y cómo actuar.

Es una cuestión de principios, no de números

La Junta de Andalucía retira el concierto a los colegios que segregan por sexo. Ya ha notificado a los 12 centros que segregan que se les niega la renovación del concierto educativo. Tanto la Ley Orgánica de Educación (LOE) en vigor, como la última sentencia del Tribunal Supremo sobre este asunto avalan la decisión del Gobierno andaluz.
No existe ninguna investigación ni consenso científico en torno a las bondades pedagógicas que supuestamente se derivan de la segregación escolar de niños y niñas. “La revista “Science” publicó a finales de 2011 el artículo “La seudociencia de la escolarización por sexos”, en el que se señalaban –como también ha hecho la OCDE- la inconsistencia de los trabajos que muestran mejoras académicas en las escuelas separadas”. (“El País” 13/02/2013). No hay motivos pedagógicos.
La elección de una escuela segregada es una decisión muy personal fundamentada en unas creencias y una moral religiosas integristas, que cada cual debe pagar de su bolsillo. Pretender que la gran mayoría de la sociedad pague a través de la hacienda pública la escolarización altamente ideologizada de una minoría es una inmoralidad y un acto de autoritarismo. El anteproyecto de la LOMCE planea blindar los conciertos para los centros que segregan por sexo. Para el reaccionario Gobierno de España y para el torpe ministro de Educación no es un problema de números, en España son pocos los centros que segregan por sexo y están concertados, es una cuestión de principios que atañe a la agenda ideológica del sector más reaccionario de la Iglesia Católica española.
Separar a los niños de las niñas es impedir que convivan, se entremezclen y alteren los roles asignados, según el sexo, por los gobernantes políticos y religiosos más reaccionarios. Cada cual a lo suyo. La Comunidad de Madrid, emblema y referente de las políticas educativas más conservadoras subvenciona una oferta de Formación Profesional diferenciada por sexos que imparten cinco centros que segregan por sexo. La mayoría de estos centros pertenecen a sextas religiosas extremadamente conservadoras como el Opus Dei y los Legionarios de Cristo.
Hombres y mujeres deben educarse juntos desde los primeros años. La coeducación tiene que ver con la igualdad y con la justicia social. Con la Declaración de los Derechos Universales. Con la Democracia. Con la educación de ciudadanos y ciudadanas responsables y solidarios.
La Junta de Andalucía ha obrado de ley y por derecho, asumiendo una responsabilidad ética contra la tiranía de las minorías que pretenden imponernos, mediante el pago a coste, creencias religiosas y actitudes sociales. Esto es una cuestión de principios, no de números.

Las políticas de baja intensidad

Mientras que el anteproyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad de la Enseñanza (LOMCE) sigue su camino con la oposición de todos los partidos políticos del Congreso de los Diputados excepto el PP; de la comunidad educativa en su totalidad, incluidos los sindicatos del sector, que por primera vez se manifiestan de forma unánime y contundente contra un anteproyecto de ley; y el escepticismo más rotundo de las consejerías de educación de los diferentes gobiernos autonómicos, incluidas las del Partido Popular, el Gobierno se afana en aplicar unas políticas de baja intensidad que van desbrozando el camino al anteproyecto LOMCE: recortes presupuestarios, medidas contar el funcionariado, recortes de los derechos sociales de los más desfavorecidos, subida en el precio del servicio y un decreto represivo para modificar los derechos y obligaciones de los estudiantes. La posición del PP es alarmante. La LOCE, diseñada por el segundo gobierno de Aznar, no se llegó a desarrollar porque sencillamente era inaplicable en algunos ámbitos y en muchos aspectos. Habiendo tomado nota de esto, el Gobierno del PP, esta vez sí, está dispuesto a aplicar su ley, incluso antes de aprobarla en el Congreso, con medidas de baja intensidad.
Habiendo castigado con dureza a los docentes con recortes salariales y medidas para eliminar derechos sociales y profesionales a través de una dura batería de iniciativas contra el funcionariado, además de amenazar con un Estatuto Docente burocrático y piramidal, ahora la intención es atar corto a los estudiantes, especialmente a los alumnos y alumnas de la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO), Bachillerato y Formación Profesional (FP), que son los que se movilizan y llenan las calles de las ciudades para protestar contra los recortes que pesan sobre la escuela pública, y contra el anteproyecto LOMCE.
Nadie da puntadas sin hilo. El Gobierno del Partido Popular ha presentado una proposición no de ley para que se “establezca un procedimiento efectivo que apoye la autoridad del profesorado”. La enseñanza pública española es uno de los sectores más castigados por la política de recortes del gobierno del PP. Por una parte, el Gobierno se deshace en discursos llenos de cursilerías sobre la “necesaria autoridad de los docentes” y su abnegado trabajo; por otra, los maltrata con bajadas salariales y los insulta públicamente si es que se manifiestan contra el acoso y derribo de la profesión (declaraciones de Esperanza Aguirre, Gomendio, Wert, etc.). Al final, pobres pero docentes.
Según los datos del último informe del Observatorio de la Convivencia Escolar (2010), el clima en los centros era bueno. Así lo afirmaban el 80% de los docentes y el 70% del alumnado. La gran mayoría de las comunidades autónomas han regulado normas de convivencia en los centros y además tienen organismo de seguimiento y análisis. ¿Para qué regular los derechos y obligaciones de los alumnos y alumnas? Con la pincelada de brocha gorda que caracteriza a todas las iniciativas del Ministerio de Educación, esta proposición no de ley no es sino otra medida más encaminada a desmovilizar a unos jóvenes que ven cómo les roban el futuro. Una iniciativa para sacarlos de la calle, para reducirlos a un presente en permanente minoría de edad.
Esta vez sí. Esta vez la LOMCE estará en desarrollo cuando la apruebe el Congreso. Han descubierto la utilidad de las políticas de baja intensidad. Popularmente los “pellizcos de monjas”, que no te matan pero duelen y te dejan señalado.

Rossell nunca leyó a Benedetti

El discurso de Juan Rossel tensa las políticas de recortes del PP. Siempre pide más. Para el presidente de la CEOE, el fundamento de la competitividad no es más inversión en formación e investigación, sino más explotación: sueldos bajos y trabajos precarios sin derechos sociales algunos y despido libre sin coste para el empresario. Total para terminar como Díaz Ferrán, robando.
Los jóvenes españoles encabezan en la Unión Europea (UE) las listas del abandono escolar temprano y del paro juvenil. También la de los trabajos más precarios, los sueldos más miserables y la de menos cobertura social. La mayoría de los jóvenes empiezan a quedar fuera de la protección social, a su suerte, dependientes de la beneficencia. Lo más grave de todo es la apatía del gobierno. Su falta de reacción. ¡Ni un plan de choque!
Las políticas del gobierno del Partido Popular, con el anteproyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad de la Enseñanza (LOMCE), están marginado a los protagonistas del cambio, los jóvenes. “Al condenarlos a una vida sin futuro le hemos amputado también de todas las instancias naturales de la renovación social”, señaló Fernando Vallespin en un artículo titulado “¡Parados!” publicado en El País el 1 de febrero pasado. Un 73% de los jóvenes consideran que acabarán teniendo a lo largo de su vida una situación económica peor que la de sus padres. Muchos jóvenes enfocan el futuro mirando al pasado. Durante las manifestaciones estudiantiles en Francia (2011), una joven alzaba el cartel en el que se leía “¡Queremos vivir como nuestros padres!”. El estado de opinión, unido a los datos y al fin último de la protesta, crea un panorama alarmante, en una sociedad que se desangraba por la peor herida, una juventud totalmente hipotecada.
¿Cómo van a mirar al futuro si las políticas del gobierno les ha achicado el espacio de una manera brutal? O les ha abierto las puertas a la emigración, o les ofrece como modelo económico Eurovegas, y como vida salarial saltar de un minijob a otro.
Volvemos a los jóvenes desconfiados, insolidarios y desalmados. Una generación marcada que observa cómo los mismos que les someten a una vida indigna y llena de penurias se enriquecen de forma corrupta, amparados por leyes que protegen la corrupción. ¡Todo un espectáculo!
¡Que los jóvenes se indignen! ¡Que pierdan el miedo a la acción! ¡Que entiendan que van a por ellos y ellas! ¡Que se organicen en movimientos sociales de amplio espectro y que exijan y reivindiquen, no vivir como sus padres, sino un futuro mejor en un contexto diferente! ¡Que la frustración se convierta en rabia y ésta en indignación para pasar a la acción directa! ¡Que la juventud entienda que el voto no es neutro, que cuando se vota siempre pasa algo! ¡Que la democracia formal es cavidad hueca sin la participación ciudadano! ¡Que aprendan a ser ciudadanos libres, solidarios y críticos a pesar de la pesadilla de Wert! ¡Que se organicen para tirar al pilón a tipos como Wert y Rossell, porque les están robando el futuro y encima no tienen el pudor de ocultar sus intenciones!
Escribió Mario Benedetti: “Acá hay tres clases de gente, la que se mata trabajando, la que debería trabajar y la que tendría que matarse”. Querido Mario, también están los que nunca te han leído, un cuarto tipo de gente peligrosa y atravesada cuando habla y cuando actuan.

Ruido de sable en la Conferencia Sectorial de Educación

La Conferencia Sectorial de Educación celebrada el pasado 7 de febrero reunió a los/as consejeros/as autonómicos del sector con el equipo ministerial. Quizás lo más destacado del encuentro fue el ruido de sable que provoca el gobierno cuando, sin argumentos suficientes, pretende imponer el anteproyecto LOMCE y una memoria económica que incomoda incluso a los propios consejeros del partido gobernante, el PP.

 A nadie de la Conferencia Sectorial se le escapa que el anteproyecto LOMCE es una ley con pies de barro que, desde el primer día, entró en una vía muerta que no lleva a ninguna parte. Los problemas no son pocos ni pequeños. Las comunidades autónomas se encuentran ante los muchos dilemas que les ha provocado una reforma sin sentido pedagógico, pero marcada por la agenda ideológica del sector más conservador del PP. ¿Cómo encaja esta reforma en el objetivo de la Unión Europea de reducir el abandono escolar hasta un 10%? ¿Qué efectos va a producir la reforma de la estructura del  sistema educativo en la calidad de la educación? ¿Qué incidencia tendrá en la profesión docente y en las expectativas de futuro para los/as niños/as y los/as jóvenes? ¿Quién paga esta reforma que va a invertir el grueso de la partida presupuestaria en reorganizar la ESO; implantar una FP Básica, como puerta para la exclusión del sistema de miles de jóvenes y pagar cantidades millonaria a empresas privadas para que ejecutan ciento una reválidas y pruebas externas? Los gobiernos autonómicos son los que están padeciendo los efectos más negativos de la crisis. ¿Cómo  ajustarán las comunidades autónomas una memoria económica que les exige poner la mayor parte del dinero para una reforma innecesaria con las exigencias de déficit púlico cero y la política de motosierra impuesta por el gobierno?

 Sólo los muy fieles, aquellos que piensan como la niña Fabra – “que se jodan” los pobres, porque son unos fracasados-, jalean el anteproyecto LOMCE y animan al gobierno a ir más allá porque consideran que la LOMCE es una reforma “blanda”: Castilla la Mancha, Valencia, algunos medios de comunicación. Pero la realidad es que incluso comunidades como Madrid están con la mosca detrás de la oreja: ¡no se fían!

 Por eso prevalece el ruido de sable. Wert ha desenvainado la espada para cortar el nudo gordiano porque no tiene inteligencia para más, ni conoce la complejidad del sistema educativo. Me quedo con las palabras de la consejera de Educación de la Junta de Andalucía, Mar Moreno, que afirmó que no puede apoyar una memoria económica de ciencia ficción para una ley que considera altamente tóxica para el sistema educativo y la sociedad española.

 ¿Quién se cree la memoria económica de Wert? El gobierno ha puesto sobre la mesa unas cifras tramposas para un anteproyecto de ley tramposo. Tanto las cuentas como el cuento de la LOMCE no se las creen ni Wert, por eso no convence ni a los suyos.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.