La religión, su alternativa y todo lo demás

No parece que el Estado español sea laico ni aconfesional, al menos, el Gobierno del Partido Popular no lo es. La Iglesia Católica española tiene un excesivo protagonismo político que, aunque no le corresponde, se lo han reconocido todos los gobiernos de la democracia (UCD, PSOE y PP). Según el teólogo Juan José Tamayo, “podría decirse que todos los gobiernos del período democrático, de una manera u otra han sido rehenes de la Iglesia Católica”. La Conferencia Episcopal ha ganado todas las elecciones en los últimos 35 años, con cualquiera que haya sido el partido más votado.

Con mucho sigilo, la Iglesia Católica ha conseguido que el Gobierno de Mariano Rajoy haya colmado algunas de sus reivindicaciones históricas. Primero que la asignatura de Religión Católica tenga una asignatura alternativa fuerte, que lógicamente será evaluable y contará para la nota final. Segundo, que se suprima la asignatura de Educación para la Ciudadanía, incumpliendo los acuerdos firmados en el marco de la Unión Europea sobre la materia. España es el único país de los 27 que no impartirá esta asignatura en ninguna de sus modalidades conocidas. Tercero, que el anteproyecto de la Lomce sea un traje a medida para blindar los conciertos a los centros que separan por sexo, una opción ideológica muy minoritaria en España. Cuarto, que el anteproyecto de la Lomce fortalezca la presencia de la enseñanza privada en el sistema educativo, fomentando la entrada de todo tipo de sectas junto a las órdenes religiosas tradicionales. La Conferencia Episcopal ha conseguido hacer realidad todas estas reivindicaciones desde el silencio, frente a la estrategia de ocupar la calle, con una algarada permanente, que emplearon contra la Ley Orgánica de Educación (LOE).

Pero todo se remonta a muchos años atrás. La Jerarquía Eclesiástica ya logró dos triunfos importantes en la Constitución Española con el artículo 16.3, en el que se recoge de forma explícita la colaboración del Estado con la Iglesia Católica; y el artículo 27.3, que reconoce el derecho de las familias a que sus hijos recibieran formación religiosa y moral de acuerdo a sus creencias. Otro triunfo sonado fue la firma en 1979 entre el Vaticano y el Gobierno de UCD de los acuerdos de rango internacional: “Jurídico, económico, sobre enseñanza y asuntos culturales, y sobre asistencia religiosa a los católicos de las Fuerzas Armadas y servicio militar de clérigos y religiosos”, afirma Juan José Tamayo. Según este teólogo “la firma tuvo lugar en el Vaticano el 3 de enero de 1979, solo siete días después de que el rey sancionara la Constitución en las Cortes Generales”, para concluir: “Resulta difícil encontrar unos convenios tan desequilibrados a favor de una de las partes: para la Iglesia Católica, todos son privilegios económicos, fiscales, sociales, jurídicos, militares, educativos y culturales. Para el Estado español todas son obligaciones, desde la financiación hasta la obligatoriedad de la oferta de la religión católica en todos los grados y niveles de enseñanza durante el período escolar.” (Juan José Tamayo. ‘Los triunfos de la Jerarquía Católica’. El Periódico de Cataluña, 11 de diciembre de 2012). Acuerdos que para la gran mayoría de expertos constitucionalistas y de Derecho Eclesiástico son inconstitucionales.

Un problema político que tiene España es el de garantizar la laicidad del Estado. Según el teólogo Juan José Tamayo “puede argumentarse de forma empírica, que la transición religiosa todavía no se ha realizado en España”. Otro de los grandes problemas políticos es que no tenemos una derecha laica, sino sometida a los intereses de la Iglesia Católica, cuyo modelo educativo no se ha movido un milímetro desde hace 200 años. La Conferencia Episcopal adopta una actitud beligerante contra el bien común, porque lo confunde con sus intereses particulares, de ahí que no distinga entre ciudadanía y feligresía: todos y todas son feligreses. Llegando a confundir, peligrosamente, a muchos y muchas creyentes de buena fe que ven en la democracia y los valores de libertad y derechos universales que la definen, un ataque contra los valores y derechos de la Iglesia Católica.

La educación es el ámbito de la ciencia, la razón y los valores universales, y es un asunto que incumbe a la escuela como institución. La religión es una creencia particular, un problema de fe, que tiene que ver con la persona, la familia y la parroquia. La asignatura de Religión Católica debe ser suprimida del currículo; la catequesis debe ser una actividad extraescolar costeada por la Iglesia Católica y no por la Hacienda pública. Es inaceptable que, pese a los duros recortes ejecutados por el Gobierno del Partido Popular contra las políticas socioeducativas, se haya mantenido el presupuesto para los docentes de la asignatura de Religión Católica (casi 400 millones de euros); se hayan fortalecido y ampliado los conciertos a colegios con alumnado de familias de clase media alta; que en la Comunidad de Madrid las familias que escolarizan a sus hijos e hijas en los centros privados de la región desgraven importantes cantidades en su declaración de la renta. Es insostenible que tengamos un Gobierno medio pensionista de la Iglesia Católica y a un ministro de Educación asalariado de la Conferencia Episcopal.

La Conferencia Episcopal española convierte la religión en un instrumento de adoctrinamiento y regresión, en vez de considerarla como un capital ético, “una fuerza movilizadota contra la opresión y un motivo de liberación” (Leonardo Boff. Teólogo).

Anuncios

Un pensamiento en “La religión, su alternativa y todo lo demás

  1. Que articulo tan sesgado. Tal como lo plantea parece que el problema de la educacion es la Religiòn. Pero, nos creen tan tontos, el problema de la educacion està en el profesorado o en gran parte del mismo, que no se implica , ni tiene vocación por enseñar, lo único que le interesa es el sueldo a final fe mes. No se preparan las clases, improvisan continuamente, no saben relacionarse con sus alumnos, ni respetarlos, su única herramienta para afrontar las relaciones con los alumnos es el chillido, se pasan el tiempo en los pasillos y no dan clase, cuando no leyendo el periódico, etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: