Una semana de movilizaciones en la enseñanza

 A las movilizaciones de los docentes durante todo el curso pasado, y a la agenda de huelgas y manifestaciones para este curso, se suman el alumnado y las familias. El Sindicato de Estudiantes, las asociaciones de estudiantes y la Ceapa, asociación mayoritaria de padres y madres de alumnos, han convocado una semana de movilizaciones contra la política educativa y los recortes en el sector de la educación. Movilizaciones que han contado con el apoyo de todos los sindicatos del sector. En una convocatoria de huelga inédita, el jueves 18 de octubre Ceapa ha hecho un llamamiento a las familias españolas para que no llevaran a sus hijos e hijas a la escuela.

Las protestas de la comunidad educativa van dirigidas contra los duros recortes que está sufriendo la escuela pública, el encarecimiento generalizado de los servicios y los bienes relacionados con el sector de la enseñanza y contra el modelo educativo que recoge el anteproyecto de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) que puede dejar a muchos jóvenes en el camino. Una escuela burocratizada, homogénea, centralizada, pensada para unos pocos y en manos del Estado ya no es una opción para la mayoría de una sociedad diversa, flexible y libre, cuya característica más importante es el cambio permanente. Todo lo que está sucediendo en el sistema educativo español nos aleja de los retos de la sociedad del siglo XXI; y, además, quiebra el principio de equidad que tanto nos ha costado conseguir y es una vuelta atrás en el objetivo de una escuela inclusiva.

Recortar no es priorizar. Bien es cierto que más dinero no se transforma necesariamente en mejores resultados educativos, pero como afirma el profesor José Saturnino Martínez, “no se conoce ningún sistema educativo que resista sin tensiones ‘el tijeretazo’ en tan poco tiempo”. Nuestros gobernantes, imponen las leyes al margen del consenso político y social sin abrir un período de diálogo con la comunidad educativa y con todas las fuerzas sociales y políticas. La educación no se entiende como una tarea compartida colectivamente que tiene como objetivo la mejora continuada. La educación no forma parte de los consensos básicos y esto, como apunta el profesor Antonio Bolívar, predice de antemano el carácter efímero y provisional de cualquier ley.

Es importante que el colectivo docente se integre en movimientos sociales de mayor alcance político y social, y que sea el conjunto de la comunidad educativa quien reclame una enseñanza pública de calidad. Porque son los movimientos sociales de amplio espectro los que consiguen avanzar en las propuestas de mejora consolidando unas y reivindicando otras. Se trata de sumar objetivos comunes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: