Terminamos como empezamos

El curso 2011-2012 termina como empezó, con el conflicto y la incertidumbre como banderas. Todo ha ido a más. Si una orden en el inicio de curso 2011-2012, unida a las malas formas con que el Gobierno de la Comunidad de Madrid ha tratado a los docentes, insulto, mentiras y verdades a medias incluidos, incendió la enseñanza madrileña provocando más de 12 huelgas, movilizaciones y cientos de acciones concretas contra la política educativa del Gobierno regional y los ataques constantes a la dignidad personal y profesional de los docentes, la llegada al Ministerio de José Ignacio Wert no ha hecho sino extender el conflicto iniciado en la comunidad madrileña a toda España. Las mismas políticas con las mismas formas. Un error del Gobierno del Partido Popular que, sin embargo, tiene a mano políticos y expertos de talla como para haber evitado desde el principio un conflicto generalizado que ha supuesto la salida natural a un conflicto regional. Terminamos el curso como lo empezamos.

En unos momentos tan difíciles para España, al Gobierno le ha faltado un plan innovador para afrontar los retos pendientes del sistema educativo y una ley de financiación para preservar la educación, en todas sus etapas, y la investigación de futuros vaivenes políticos y económicos. Los recortes a bulto y la agenda política más extrema, han marcado las acciones del Ministerio.

La ausencia de diálogo con la comunidad educativa ha sido otro de los motores del conflicto educativo. Desde el periódico ESCUELA hemos reclamado reiteradamente el diálogo ante el reto que supone centrar los temas más relevantes para la vida en común, y la educación lo es, por encima de las creencias más habituales y de los prejuicios ideológicos y políticos. El Ministerio de Educación ha dinamitado los puentes con la comunidad educativa y ha incendiado los posibles escenarios para el encuentro y el diálogo, como si la mayoría absoluta fuera un cheque en blanco para ir contra el esfuerzo por conseguir un sistema educativo público y de calidad que han hecho, y siguen haciendo, miles de docentes, expertos y cargos públicos en las comunidades autónomas. Terminamos como empezamos, a malas.

Ninguna etapa educativa se ha librado de la marea negra. Desde Educación Infantil hasta la Universidad. Científicos e investigadores. Desde finales de los 70 y mediados de los 80 no se habían producido movilizaciones tan importantes en el sector de la enseñanza. Organizaciones sindicales y sociales; docentes, familias, alumnos y alumnas, por encima de las ideas y las opciones políticas, expresaron el 22 de mayo, mediante una huelga en todos los sectores de la enseñanza y una posterior manifestación masiva, su desacuerdo y su repulsa contra las políticas educativas y las formas en el trato del Gobierno. Sin olvidarnos del plante que la totalidad de los rectores españoles le hicieron al ministro de Educación. Todos los sindicatos del sector público anunciaron, en una posterior rueda de prensa, que el conflicto no terminaba con el curso.

El ministro de Educación cree que sobran 20.000 docentes en España y que aún se puede recortar más en el sector. Nosotros creemos que se equivoca en su discurso y en sus apreciaciones. No ha aportado otra cosa que conflicto a un sector complejo y de difíciles equilibrios. La prueba es que terminamos como empezamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: