La escuela rural, una opción irrenunciable

La escuela rural ha sido noticia en estas últimas semanas, en algunos medios de comunicación, por las movilizaciones que desde la comunidad educativa se están llevando a cabo contra la política de recortes del Ministerio de Educación y los efectos tan negativos que empiezan a tener sobre la misma. Las comunidades autónomas de Galicia y Castilla-La Mancha ya han comenzado un plan de recortes de plazas de escolares que suponen el cierre de aulas, la dispersión de centros de niños y el posible éxodo desde muchos municipios rurales. Y es que la escuela ha sido y sigue siendo el elemento vertebrador de la sociedad rural en muchos pueblos y comarcas.

Queda mucho por andar, pero el balance que se puede hacer sobre la evolución de la escuela rural en los últimos 30 años es muy positivo, tanto sobre su función como sobre su significado social, así como sobre el cumplimiento de los objetivos sociales y educativos. También debemos destacar la excelente valoración de la escuela rural española como espacio de creatividad, aprendizaje, cooperación e innovación, además de una relación privilegiada con el medio ambiente.

Todo ello en un contexto de transformación social, cultural y económica, en el que las TIC y las redes están jugando un papel muy importante, que exige mayor atención, mayor planificación y más inversiones por parte de la Administración para que la escuela pueda hacer frente con garantías de calidad a las nuevas particularidades del mundo rural. Los actuales recortes en educación ponen en serio peligro tanto los logros conseguidos hasta ahora, como poder hacer frente con ciertas garantías a los retos de futuros que se les plantea a la escuela rural. Las acciones políticas son fundamentales.
Hacemos nuestras algunas de las medida recomendadas por Dolors Mayoral, socióloga de la Universidad de Lleida: establecer medidas compensatorias para unidades incompletas; equipar bien las escuelas; disponer de los recursos humanos y materiales suficientes para atender adecuadamente la diversidad; mejorar las infraestructuras; ampliar las dotaciones económicas de becas, ayudas para comedor y transporte; universalizar las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC); corregir las desigualdades educativas mediante bibliotecas, actividades culturales y servicios complementarios; procurar el estudio asistido cuando la circunstancias lo requieren; desarrollar planes flexibles en relación con la zonificación escolar de acuerdo con las necesidades socioculturales; mejorar la calidad de la formación docente.

La escuela rural es una opción irrenunciable. El Ministerio de Educación debería tener en cuenta el trabajo realizado en las comunidades autónomas en este ámbito, en vez de ponerles la camisa de fuerza de los recortes a bulto. Más urgente que los recortes es un plan para mantener la calidad de las escuelas rurales, y poder afrontar los retos de futuro con garantía, e inversiones suficientes para mejorar y mantener una red cuyo trabajo social y educativo es ejemplar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: