Elección temprana, sabemos lo que no funciona

La elección temprana de itinerarios no mejora la calidad del sistema educativo. La elección, casi forzada, en edad temprana desequilibra el sistema de enseñanza. La pregunta a responder es hasta dónde llega la calidad de la enseñanza obligatoria y para quiénes. Ante la operación fina, de bisturí, que supone construir un sistema de enseñanza obligatorio de calidad reorganizando el currículo, cambiando la organización de los centros, reformando la formación de los docentes, creando nuevos espacios de encuentro y comunicación entre los distintos miembros de la comunidad educativa y con una atención individualizada al alumnado, que no olvidemos es el gran objetivo, la elección temprana es como el golpe de hacha que rompe cualquier puente dentro del sistema y encarrila al adolescente hacia una suerte mal encarada. La elección temprana es la profecía que se cumple a sí misma.

Es una experiencia que ya hemos vivido en España. Ya pasaba antes con el BUP. Y con una FP 1 que a la larga se convirtió en un verdadero quebradero de cabeza para la Administración, los docentes y las familias. La elección temprana condena de antemano al fracaso y el abandono a muchos adolescentes y deja tocada a una parte importante del sistema de enseñanza con etapas y niveles pensados para los “malos estudiantes” como la FP 1 ola Garantía Social, o los actuales PCPI, símbolos del fracaso del sistema, no de los jóvenes. Descohesiona el sistema.

En España no se ha consolidado un sistema de enseñanza obligatoria público e inclusivo, como tienen en otros países muy avanzados de nuestro entorno, porque no existe un acuerdo de la mayoría política sobre a quiénes debe llegar, ni acerca de cómo y hasta cuándo, un servicio educativo público de calidad.

Nosotros no creemos en la elección temprana como un “sistema de oportunidades”, y sí creemos que es un instrumento de selección y exclusión. Lo que debemos hacer valer es la obligatoriedad hasta los 16 años, organizando las enseñanzas sobre las capacidades de nuestros alumnos, lo que implica una enseñanza personalizada, basada en la cooperación y la solidaridad de la comunidad educativa y con una concepción diferente de la organización escolar y dela didáctica. Seguramentecuesta más tomar una decisión política para innovar que las inversiones que requiere un sistema más flexible y capaz que el que tenemos ahora, y el que nos proponen a futuro. Ya sabemos lo que no funciona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: