La pobreza se instala en la infancia

El último informe UNICEF es demoledor: casi 2.500.000 niños y niñas españoles están en el umbral de la pobreza. Hemos pasado en tres años de tener un 24% de la población infantil en esta situación al 26% enla actualidad. Esto significa que más de la cuarta parte de los niños en España están en el umbral dela pobreza. Por otra parte, UNICEF también informa que ha aumentado la pobreza extrema, lo que significa que los pobres son más pobres y que ha crecido su número. Son cifras alarmantes que nos sitúan ante una pobreza crónica; la más alta entre los 15 países más desarrollados de Europa y, solo por delante de Rumania y Bulgaria entre la Europa de los 27. El llamado “cuarto mundo” está más visible ahora, con todo su significado, en el “primer mundo”. Los efectos de las políticas de austeridad empiezan a hacerse visibles. La solidaridad internacional se resquebraja y la cooperación ha pasado al último lugar, cuando no ha desaparecido de la agenda política de los gobiernos, también del de España. En los últimos años el número de pobres se ha duplicado. La ayuda al desarrollo ha retrocedido al nivel más bajo en los últimos 50 años. La gestión de la globalización está totalmente ideologizada. Se da como irreversible que la única manera de gestionar la globalización es la ultraconservadora. “Hemos creado un sistema económico que es una fábrica de excluidos” (Viviane Forrester) y España no es ajena a este escenario.

Los españoles no tenemos conciencia de que empobrecemos cada día un poco más. La sociedad no ha encendido las alarmas. Cuando hablamos de pobreza infantil pensamos en la pobreza extrema, en los países remotos del cuerno de África. Sin embargo, en España ya se ha dado la peor de las situaciones posibles: la pobreza tiene cara de niño y de niña. Pobreza es perder atención sanitaria; perder una educación pública de calidad; que la alimentación sea tan básica que ponga en peligro, a futuro, el bienestar psíquico y físico de los niños, niñas y jóvenes. Pobreza es no poder disfrutar de una vida digna.

El Gobierno de España y las organizaciones internacionales deben atender urgentemente la pobreza como un problema de salud pública. UNICEF ha propuesto un plan de choque contra la pobreza infantil, no es la primera vez que lo pone sobrela mesa. Peroni los partidos políticos representados en el Congreso ni el Ejecutivo se dan por aludidos. Todo son paroles o todo se queda en papel mojado. Es urgente un plan de choque que traduzca el desarrollo económico, científico y tecnológico en desarrollo humano. Hay que construir un sistema de producción y bienes de servicios para todos y todas.

La política de austeridad, que no es otra cosa que recortes puros y duros, es un escandaloso repliegue de las élites sobre sí mismas para garantizarse los beneficios en sus inversiones a costa del empobrecimiento progresivo de los trabajadores. Hay que volver a hundirse en la realidad de los otros para ser solidarios. Esto, creemos, que le toca a los movimientos sociales de amplio alcance. Porque los gobiernos de España, y el de Europa, nos han puesto en una situación de emergencia social: la lucha urgente contra la pobreza infantil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: