Tareas pendientes para el nuevo gobierno

Se inicia una nueva legislatura con la mayoría absoluta del Partido Popular (PP) que formará Gobierno presidido por Mariano Rajoy. Uno de los principales retos de los nuevos gobernantes es, sin duda, la educación: el sistema de enseñanza, la organización eficiente y el buen funcionamiento de la institución escolar. El nuevo Gobierno deberá fijarse como metas aquellas políticas que sean efectivas para preservar al sistema de enseñanza y de formación de los vaivenes políticos y económicos propios de unos años tan convulsos en lo social y con tan pocas garantías en lo económico.

Por su flexibilidad y por el hecho de haber sido negociada con la totalidad de la comunidad educativa, y la mayoría de los partidos políticos con representación en el Congreso de los Diputados, la actual Ley Orgánica de Educación (LOE) es un marco adecuado para afrontar los retos de la enseñanza. Más que pensar en una nueva ley de educación, el nuevo Gobierno tiene que pensar en desarrollar normativas que hagan efectiva la actual ley y que puedan solucionar los problemas diagnosticados.

España padece un exceso de legislación educativa y un acusado déficit de normativa eficaz. Sería recomendable que el nuevo Gobierno compartiera con la comunidad educativa, y el resto de los partidos políticos representados en el Congreso de los Diputados, un diagnóstico sobre los problemas que tiene el sistema de enseñanza y sus posibles soluciones.

La educación es un asunto del Estado y de la sociedad, no solo del partido gobernante. Esto significa acordar una Estrategia Nacional para mejorarla Educación. De esa Estrategia, destacaríamos la constitución de un fondo de cohesión territorial para paliar las desigualdades regionales. La reforma dela Administracióny de la gestión del sistema de enseñanza, para ello sería deseable una estructura estatal que tuviera ala Conferencia Sectorialde Educación (Gobierno y comunidades autónomas) como el principal órgano en la toma de decisiones; también habría que pensar en el papel que debería jugar el Ministerio de Educación.

La reorganización dela Alta Inspeccióncomo una apuesta por mantener un sistema cohesionado y reconocible en cualquier territorio del Estado español. No menos importante es acometer una reforma radical de la organización y la gestión de los centros escolares, reforzando una autonomía fundamentada en la libertad, la participación y el rendimiento de cuentas al Estado y a la sociedad. Otro reto importante es profundizar en la reforma dela Formación Profesional, implicando de una vez a los empresarios y desarrollando políticas capaces de hacer llegar a la sociedad la importancia para un país y el prestigio para el mercado laboral que suponen tener una FP moderna y de calidad. Además hay que mantener y desarrollar con buen criterio inversor las políticas correctoras de desigualdades sociales.

En relación a los docentes, es deseable trabajar de forma rigurosa la selección y la formación inicial, y desarrollar un Estatuto Docente que tenga en la carrera profesional su seña de identidad más importante. Una carrera que no debe burocratizar aún más la profesión docente, sino dinamizarla, permitiendo más libertad de acción y, además, la posibilidad de que los docentes interactúen entre ellos, cooperen y compartan conocimientos y experiencias.

También es una urgencia un nuevo Decreto de acceso.

No debemos olvidar que tenemos un currículo excesivamente denso, rígido y cargado de asignaturas enla ESOy el Bachillerato. El currículo básico tiene que ser más flexible, pero a la vez más exigente y de contenido más sustancioso. El contenido del currículo y su organización son tareas del Gobierno de España y del Congreso de los Diputados, y es una decisión compartida con la comunidad educativa. Lalectura, la escritura, las Nuevas Tecnologías, la lengua extranjera, y las competencias para saber seleccionar y utilizar información de calidad, y las relacionadas con las habilidades sociales y los valores cívicos, deben estar presentes de manera transversal en todo el currículo de la enseñanza obligatoria y postobligatoria. Estos conocimientos son los fundamentos en la formación de los niños y los jóvenes para un futuro, no necesariamente peor que el presente, pero marcado por la globalización y el cambio.

Necesitamos reflexionar de forma sosegada sobre el modelo educativo y sobre el papel de la institución escolar. Tiene que ser una reflexión compartida que implique un proceso consensuado de toma de decisiones. Y debe ser una reflexión sobre los problemas reales de la enseñanza y la formación, que poco o nada tienen que ver con aquellos otros problemas planteados por determinado sector de la sociedad española y que nos hacen quedar ante los ojos dela Europamás desarrollada como un país atrasado y dado a los debates estériles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: